Ourense

Manuel Leyes: "La situación con el covid para los deportistas es dificilísima"

Ourense

Entrevista

Manuel Leyes: "La situación con el covid para los deportistas es dificilísima"

El doctor Manuel Leyes Vence, en Clínica Cemtro.
photo_camera El doctor Manuel Leyes Vence, en Clínica Cemtro.

En el doctor y su equipo han confiado Carlos Sainz, Contador, Javier Fernández, figuras de grandes ligas y hasta Ara Malikian.

El doctor Manuel Leyes Vence forma parte de una familia ourensana con doble vocación sanitaria (Medicina y Farmacia) en la que hay cuatro generaciones de médicos y dos de farmacéuticos. Fue el primer europeo en obtener la especialización en Traumatología Deportiva en Cleveland Clinic, con pacientes de las tres grandes ligas profesionales: Cavaliers (NBA), Browns (NFL) e Indians (MLB).

De regreso a España, y tras ejercer unos meses en Galicia, en el equipo del doctor Arriaza, hace 20 años apostó por establecerse en Madrid. Y en su destino se cruzó el doctor Pedro Guillén, en Clínica Cemtro.

En Manuel Leyes y su equipo han confiado Carlos Sainz, Contador, Javier Fernández, figuras de grandes ligas y hasta Ara Malikian.

Modric, Marco Asensio, Vrsaljko... ¿Cómo ha conseguido con su equipo tanta especialización en el deporte de élite?

Los deportistas de élite tienen más impacto mediático, pero operamos a mucha gente anónima. Hemos operado a jugadores de todos los equipos; los dos últimos del Atlético de Madrid, Santiago Arias y Sime Vrsaljko. También a muchísimos de balonmano, porque mi socio César Flores es el médico de la Selección. Y a muchos de baloncesto. De hecho los tres últimos ligamentos cruzados que se han roto en la ACB los hemos operado nosotros. Pero tenemos vinculación con muchos deportes, al contar con médicos que tienen cargos en federaciones y selecciones. Eso funciona porque conocen muy bien el calendario, el tratamiento más adecuado según el momento de la temporada, cuándo tienen que estar a tope... Incluso conocen el gesto deportivo y las exigencias de cada jugador. Seguimos un modelo muy parecido al que viví de 1998 a 2000 en Cleveland, y he pretendido aplicarlo en España, que no es tan fácil por la diferencia de medios. Allí son casi ilimitados.

¿Puede citar algunos de sus pacientes más mediáticos?

Se pueden citar los que han salido en medios deportivos; los datos no se pueden dar. Del Real Madrid han salido los casos de Luka Modric y Marco Asensio. Del Atlético de Madrid, Vrsaljko y Santiago Arias, que tuvo una fractura muy desplazada de tobillo. De baloncesto, hemos operado a Santiago Yusta, Vit Krejci y Tomeu Rigo. Y de balonmano, prácticamente todos.

¿Cuáles considera sus mayores éxitos de recuperación?

Lo que pasa es que nosotros tenemos la suerte de tratar a gente excepcional. Por eso no podemos pensar, ya que sería presuntuoso, que el éxito es nuestro. Lo increíble es lo que son capaces de hacer ellos. Tú les pones en marcha, pero después ellos vuelven a ganar porque son así. Tenemos muchísimos casos excepcionales. Desde Alberto Contador, que ganó la Vuelta pocas semanas después de haber tenido una fractura de importancia, o Carlos Soria (81 años), que sigue subiendo sietemiles y ochomiles con una prótesis de rodilla. Eso es mérito de ellos. Nosotros no podemos apuntarnos ese éxito. Hay otra deportista también increíble, Sara Álvarez, judoka gallega que sufrió una lesión gravísima; le luxaron la rodilla con lesión del nervio peroneo y prácticamente la iban a jubilar, pero sigue en activo. Volvió a ganar el Europeo y está preparándose para los Juegos Olímpicos. Tiene una historia de superación increíble.

¿Por qué ahora es excepcional que los jugadores de élite sean operados fuera de España?

Ese es otro efecto del covid. Antes muchos escogían ser intervenidos por especialistas en cualquier parte del mundo. Sin embargo ahora, con las limitaciones de traslado del covid, eso prácticamente ha desaparecido. Desde la pandemia, los que se lesionan en España se operan en España. Antes ya estábamos operando a muchos jugadores de alto nivel que en años previos tenían tendencia a irse fuera. 

¿Cómo le ha afectado a su equipo la pandemia ? ¿Realizan menos cirugías?

Bueno sí, sí. Durante el confinamiento solo se hacían cirugías urgentes, ya que el hospital se dedicó al covid. Al levantar el confinamiento, la gente se lanzó a hacer deporte, y aumentaron mucho las lesiones por sobrecarga. Vimos muchísimas fracturas de estrés, tanto de la rodilla como del calcáneo. Y también muchas lesiones por actividad en casa durante el confinamiento. Una muy curiosa es arrancamiento distal del bíceps en el codo por gente que estaba haciendo pesas con poco control y challenges o retos. Ya con la vuelta a la competición, los deportistas tuvieron que reincorporarse con muy poca pretemporada a una fase intensa, y eso aumentó las lesiones.

¿Qué le está impactando y sorprendiendo de la pandemia?

Yo quiero ser optimista, porque lo soy por naturaleza, pero lo veo con preocupación. Hay infecciones víricas en las que no siempre tenemos una vacuna eficaz o hay virus que están permanentemente mutando y no es fácil que una vacuna funcione. Mientras el virus siga ahí no soy muy optimista, porque es muy difícil erradicar la infección. Entonces, todos los esfuerzos que estamos haciendo considero que son para evitar el bloqueo del sistema sanitario, para que no nos infectemos todos a la vez, pero el virus sigue ahí. Y gente que lo llevó bien en la primera ola, en las siguientes no va tan bien. 

Yo lo veo con mucha preocupación. La crisis sanitaria es evidente, la económica lo va a ser, así que es una situación realmente muy difícil. Y para los deportistas en concreto, dificilísima. Están todos que no saben qué hacer. Los olímpicos ya se han perdido una convocatoria, y no tienen certeza sobre Tokio. Se está complicando todo de una manera tremenda. Quiero ser optimista, pero lo veo con preocupación.

¿Estar en la cúspide de la traumatología deportiva es incompatible con regresar a Galicia?

Yo no considero que esté en la cúspide de nada. Encuentro que Madrid es un lugar que está bien para trabajar porque tiene fácil acceso a los deportistas, hay mucho deporte, y lo que aprendí es que, salvo excepciones, es más fácil dedicarte a esto si estás en un sitio con mucha actividad y accesibilidad a los deportistas. El motivo por el que me fui a Cleveland es porque es una ciudad volcada con el mundo del deporte. Tienen tres equipos profesionales, en las grandes ligas. A mí me gustaría jubilarme, retirarme en Galicia, porque esa es mi tierra, en donde tengo mis raíces, mi familia, y es el sitio donde descanso, pero no sé si volveré a trabajar allí. Eso realmente no lo sé.