Ourense

Manzaneda abrió la estación sin telesilla ni autoservicio

Ourense

Manzaneda abrió la estación sin telesilla ni autoservicio

Varias sillas fueron montadas todavía ayer, impidiendo así un uso completo de las instalaciones
photo_cameraVarias sillas fueron montadas todavía ayer, impidiendo así un uso completo de las instalaciones
Varias sillas fueron montadas todavía ayer, impidiendo así un uso completo de las instalaciones

La estación de montaña de Manzaneda afrontó el puente de la Constitución con dos de sus servicios cerrados: el telesilla y el autoservicio, como reconoció ayer la empresa gestora de las instalaciones del complejo invernal. Este contratiempo motivó más de una queja en la zona, al entender que estos cierres llevaron consigo una reducción del número de visitantes.

Las deficiencias del telesilla no son de ahora. Fueron detectadas hace semanas, lo que obligó a desmontar varias sillas y enviarlas a reparar a Madrid, aunque ya llevaban varios días en la estación de montaña, esperando a ser colocadas en el remonte. Estos trabajos comenzaron ayer, una circunstancia que fue atribuida a cierta falta de previsión. "La gente bajó muy descontenta y me anularon varias habitaciones porque no está ni el telesilla puesto", comentó la hostelera Asunción Fernández Fernández, propietaria del hotel trivés "As Maceiras".

Asunción Fernández, hostelera: "La gente bajó muy descontenta y me anularon varias habitaciones. No está ni el telesilla puesto"

El telesilla no es el único servicio que no pudieron disfrutar los visitantes del complejo en los primeros días del puente. Tampoco tuvieron la oportunidad de usar el autoservicio para comer, debiendo hacerlo en el restaurante de la estación invernal.

La cubierta del autoservicio estaba siendo objeto de reformas el pasado mes de noviembre, pero llegaron las fechas del puente de la Constitución y las instalaciones no estuvieron operativas.

Fuentes de la estación de montaña afirmaron que el complejo sigue la programación fijada previamente. En referencia al telesilla, indicaron que no se puso en funcionamiento para el puente porque la nieve acumulada en la zona superior era escasa, lo que haría innecesario su funcionamiento.

También aseguraron que, aquellas familias que quisieron subir a disfrutar de la nieve, pudieron acercarse por la carretera de acceso, que fue abierta por el complejo invernal.

En referencia al cierre del autoservicio, la justificación facilitada fue el inicio de trabajos de reparación durante el pasado mes de noviembre, unas labores a las que le están dando los últimos retoques. En todo caso, insistieron en que las familias que eligieron la nieve como alternativa de ocio para el puente tuvieron a su disposición el restaurante. En la estación invernal aseguraron ayer haber ofrecido los servicios con normalidad, poniendo a disposición de los visitantes la hostelería, los alojamientos, la piscina o el "spa", entre otros.

En relación con la posibilidad de producir la suficiente nieve artificial para abrir alguna pista, el complejo insistió en los dos días que registraron un descenso de las temperaturas funcionaron los cañones de innivación artificial. Fueron 12 horas, cuando la estación de montaña precisaría de 50 horas para permitir la práctica del esquí.

Las que no están dando los frutos perseguidos son las dos máquinas Snow4Ever, de la marca Demacklenko, que posee la estación. Al contrario que los cañones de innivación artificial, estos equipos pueden producir nieve artificial por encima de los 0 grados, pero no están siendo utilizados. En la estación invernal comentan que los usarán cuando todos los factores sumen para alcanzar las condiciones adecuadas.


Los accesos, solo en los vehículos


En el transcurso de las primeras horas del puente de la Constitución no fueron muchas las personas que se animaron a acceder con sus vehículos hasta la zona superior de la estación de montaña. Sí pudo verse a varios grupos de personas, en su mayoría familias, que se desplazaron desde distintos lugares de Galicia, como Rianxo o la Costa da Morte, para que los más pequeños pudiesen jugar con la nieve acumulada. Provistos con sus trineos, jóvenes y mayores se arrojaban sobre un terreno en el que no pudo verse a ningún esquiador. Unas horas antes sí había usado los esquís un grupo de aficionados a este deporte. Fue la tarde del jueves, en la zona intermedia, pero lo hicieron sobre una capa de escaso espesor.