Ourense

Marem Ladson: "Que la felicidad permanezca"

Ourense

Marem Ladson: "Que la felicidad permanezca"

Marem Ladson
photo_cameraMarem Ladson

La cantante disfruta del espíritu navideño.

Me encanta la Navidad, es una de esas pocas cosas que nunca cambian. Se respira en el aire la alegría de la gente, el espíritu navideño, ese ente abstracto que no se ve pero se siente. Las mismas fiestas, los reencuentros familiares y con los amigos de siempre. Y es que a lo largo del año suceden muchas cosas, algunas buenas y otras no tanto, pero cuando llega la Navidad parece que todos los males se olvidan y la felicidad se contagia con facilidad.


A mí, personalmente, no me gustan mucho los cambios porque me cuesta adaptarme. Por eso disfruto tanto estas fechas, porque todo permanece intacto de un año para otro: las mismas luces, el mismo frio, el mismo turrón, las mismas películas, las mismas canciones… Y volveré a bailar temazos horteras en el Vinilo Friki, a oler a fritanga después de las cenas de grupo, a atragantarme con las 12 uvas, a discutir los mismos temas de sobremesa con mis abuelos.
Por unos días será como si nada hubiese pasado. Recargas las pilas y te llenas de energía positiva para comenzar el nuevo año con buen pie. Sin embargo, lo único que no me gusta de la Navidad, y todo lo que ello significa, es que llega a su fin. El árbol se vuelve a guardar en el trastero, Frosty the Snowman se derrite, Papa Noel se vuelve al polo norte, y todo el mundo se olvida de esos sentimientos y esa ilusión tan intensa pero fugaz. Así que en ese sentido sí que me gustaría que estas Navidades fuesen diferentes, que la alegría y los valores de esta época del año no caigan en el olvido con la llegada de la primavera. Que las ganas de disfrutar de la vida no se queden atrapadas en el 31 de Diciembre, y que la felicidad permanezca con nosotros los 365 días del año.