SANIDAD

Marisol Campos: “No piensas en donar órganos si no te toca"

Marisol Campos, vecina de A Ponte, se encuentra en lista de espera para recibir un riñón desde hace alrededor de un año, después de un trasplante fallido que casi le cuesta la vida.

Marisol Campos posa junto a su máquina de diálisis, que usa cada noche( ÓSCAR PINAL).
Marisol Campos posa junto a su máquina de diálisis, que usa cada noche( ÓSCAR PINAL).
Marisol Campos: “No piensas en donar órganos si no te toca"

La espera por un órgano no es fácil, sobre todo cuando el primer intento no funciona. "Espero con ganas, pero también con miedo", reconoce Marisol Campos, vecina de A Ponte. En abril de 2018 fue sometida a una operación de trasplante de riñón, después de más de un año de espera, y no salió bien. "No es que mi cuerpo lo rechazase, pero algo pasó. Nueve días después de la intervención me acosté con dolores tremendos, fui a urgencias y detectaron que el riñón se había encharcado a causa de una trombosis", explica. "Me operaron y tuvieron que sacarlo, porque no había solución", añade. Después de recuperarse, volvió a la lista de espera de nuevo. "Tengo la maleta hecha, preparada para cuando me llamen", asegura. 

Mientras tanto, sigue con su vida. "Yo hago la diálisis en mi casa, lo escogí así para hacerlo por la noche y poder dedicar el día a mis cosas", apunta. Así, Campos se conecta a la máquina al acostarse, ocho horas en total. "Me gusta ser activa, así que hago cursos y actividades, pensando en volver a trabajar cuando llegue el nuevo riñón", apunta la ourensana. Reconoce que siempre ha sido una mujer "activa" y que no fue sencillo adaptarse a un modo de vida más pausado. 


Rechazo social


"Todavía hay rechazo ante la idea de la donación, nunca te lo planteas si no te toca a ti", apunta Campos. La provincia ourensana, tal y como explica Carmen Dorado, trabajadora de Alcer, mantiene bajos números de órganos donados. "A la gente mayor todavía le cuesta, aunque parece que a los jóvenes no tanto", dice Campos. Al recordar el anterior trasplante, todavía se emociona: "Yo sabía que mientras nosotros lo celebrábamos había una familia que estaba destrozada y por eso se lo agradecí tantísimo, porque ni yo misma sé si podría pensar en la donación en esos momentos tan difíciles". Dorado asegura que los órganos de una persona pueden salvar hasta a un total de siete personas.