Ourense

Más de mil ourensanos deciden su futuro tras la selectividad

Ourense

UNIVERSIDAD

Más de mil ourensanos deciden su futuro tras la selectividad

Último día de exámenes de selectividad, el pasado viernes (JOSÉ PAZ).
photo_cameraÚltimo día de exámenes de selectividad, el pasado viernes (JOSÉ PAZ).

El Observatorio de la Universidad sitúa Informática, Turismo y Enfermería a la cabeza de empleabilidad

Con la Selectividad recién finalizada, ahora más de mil ourensanos que se examinaron –entre sobresaltos, debido a los problemas con exámenes como el de Galego, Arte o Filosofía, el caso más dramático– viven ahora días de espera hasta que esta próxima semana se desvelen los resultados. Será el día 21 cuando se publiquen los provisionales. Antes, ya este martes 18 se abrirá el plazo de preinscripción en el Sistema Universitario de Galicia.

Las dudas surgen sobre qué carreras elegir, algo que determinará el futuro laboral de 1.057 matriculados en selectividad. Tienen en sus mano una decisión muy importante, pero también espejos donde mirarse. Es el caso de Neila García Salgado, que fue la mejor nota de Selectividad en 2009 y que tras decantarse por Traducción e Interpretación ganó el Premio Nacional de Traducción en 2018 y reside en Viena.

Otra de las referentes ourensanas es Leticia Vázquez Bengochea, del Instituto Blanco Amor de Ourense, mejor nota en Selectividad en 2013, que trabaja en el departamento de investigación de Micron, una compañía que produce chips de memoria, en Estados Unidos.

Son dos ejemplos de éxito universitario, si bien ambas coinciden en que no es necesario ser la mejor nota, sino aprovechar al máximo las oportunidades de la universidad y "tomar contacto con el mundo laboral en cuanto puedan". La inserción laboral es un aspecto que muchos consideran fundamental a la hora de decantarse por una u otra carrera.

En el caso del Campus de Ourense, la palma se la lleva Ingeniería Informática, con una tasa de empleabilidad del 92,9%." No existe paro. Solo un paro técnico de un 4 o 5% que se explica con los que están entre un cambio de empresa, han decidido estudiar o tienen circunstancias personales", señalan desde la Escuela de Informática.

Según el Observatorio de Egresados de la Universidad de Vigo, con datos de licenciados desde 1990 y hasta 2015, junto a Informática, la mayor tasa de ocupación se registra en Turismo (88,2%), Enfermería (85,3%), Educación Social (76%), Ciencia y Tecnología de los Alimentos (75%) y Administración y Dirección de Empresas (74,8%). 


Curso 2018/2019: la nota de corte más alta en Aeroespacial y tres grados con vacantes


La calificación obtenida será también uno de los grandes obstáculos para los alumnos ourensanos a la hora de decidirse por una u otra carrera. Atendiendo a las notas de corte del curso 2018/2019, los estudiantes pueden hacerse una idea de por dónde irán los tiros. Así, el curso recién finalizado tuvo su nota de corte más alta en Ingeniería Aeroespacial (10,72). 

El último grado en llegar se ha convertido en una de las grandes atracciones y con una gran competencia para entrar. A renglón seguido está Enfermería (9,57), el doble grado de ADE e Informática (8,25), el grado de Ingeniería Informática (7,98), Trabajo Social (7,8), Educación Primaria (7,82), Infantil (7,5), Derecho (6,76), el doble grado ADE+Derecho (6,7), Educación Social (5,65), Ciencias Ambientales (5,2), Ingeniería Agraria (5,1). 

El resto de titulaciones no pasaron del 5 de nota de corte, en gran parte de los casos al no conseguir ocupar todas las plazas. ADE, Ciencias y Tecnología de los Alimentos y Agraria fueron los tres grados que dejaron vacantes tras el plazo de matriculación de septiembre. 


Ourensanas destacadas en la selectividad


Leticia Vázquez: No imaginaba esto, no sabía ni localizar Boise en el mapa"

Leticia Vázquez Bengochea, exalumna del IES Blanco Amor, fue la segunda mejor nota de Selectividad en Galicia en 2013, con un 9,8 sobre 10, y ahora vive en Estados Unidos, algo que nunca había imaginado. Estudió Ingeniería Química en Santiago: "Lo había decidido ya meses antes". Empezó sin saber muy bien las posibilidades, "pero me gustó lo que estaba haciendo desde el principio". Estuvo un cuatrimestre en Arizona con un convenio bilateral, y tras graduarse regresó para estudiar un máster de Ingeniería Química, trabajando con un grupo de investigación en semiconductores. Se graduó en diciembre de 2018 y ahora trabaja en el departamento de investigación de Micron, compañía de chips de memoria. "No creo que la nota de selectividad haya influenciado mi carrera. Es importante conseguir la nota necesaria para comenzar los estudios que quieres hacer, pero,  una vez en el grado, todos empezamos de cero. Lo importante es haber adquirido hábitos de estudio, organización del tiempo y la base de conocimientos en el instituto para poder mantenerlos". A los que empiezan, les invita a estar "abiertos a todas las posibilidades". Y añade: "Tuve suerte, elegí algo que me gusta, aunque no sabía muy bien dónde me metía. Nunca imaginé que trabajaría fabricando memorias RAM en Boise, capital de Idaho. No sabía ni localizarlo en el mapa hace unos meses". 

Neila García Salgado: "No hay que tener miedo a probar ni equivocarse"

Neila García Salgado  culminó en 2009 su extraordinaria etapa como estudiante en Salesianos logrando la mejor nota de Galicia en Selectividad, con un 9,84 sobre 10. Esta ourensana con raíces en A Peroxa ha visto premiado su esfuerzo. Siempre le gustaron los idiomas, y el pasado mes de octubre alcanzaba uno de los reconocimientos más importantes: el Premio Nacional de Traducción, del Ministerio de Cultura, por una traducción del sueco al español.
Vive en Viena (Austria), donde trabaja de traductora externa para la Oficina de Naciones Unidas. "A corto plazo me quedaré, intento no pensar a más largo plazo. No sé lo que me deparará el futuro ni en lo profesional ni en lo personal". 

Su sueño se hizo realidad tras la Selectividad de 2009. Su nota le abrió puertas para hacer lo que quería. Estudió Traducción e Interpretación en Salamanca. Hizo algo que ahora recomienda, explotar al máximo su estancia universitaria. Pasó por la Universidad de Göteborg, en Suecia, y luego se fue a Heildelberg, en Alemania. En la primera, aprendió sueco, con una familia nativa, y después lo perfeccionó en la universidad alemana. "A los que empiezan les diría que estudien lo que quieran, que vayan tomando contacto con el mundo laboral en cuanto puedan y que no tengan miedo a probar cosas ni a equivocarse, y tener que cambiar de rumbo en algún momento".