Ourense

Matronas: atención 
mucho más 
allá del parto

Ourense

REPORTAJE

Matronas: atención 
mucho más 
allá del parto

La matrona ourensana Marisol de Diego.
photo_cameraLa matrona ourensana Marisol de Diego.

Ourense, conjuntamente con Lugo, es la provincia gallega con menor número de matronas, enfermeras especializadas en la salud de la mujer, desde la adolescencia hasta la menopausia

Aunque la Real Academia de la Lengua define a la matrona como una " mujer especialmente autorizada para asistir a las parturientas", su función actual va mucho más allá, y Marisol de Diego, vocal de la Asociación Gallega de Matronas, prefiere que se las defina como "enfermeras especializadas en la salud de la mujer, desde la adolescencia hasta la menopausia, incluyendo, claro está, el parto, la lactancia, pero también la citología o la anticoncepción".

Este colectivo, que ha saltado recientemente a los titulares de la actualidad por haber alertado del riesgo de contratar "doulas" para el parto en casa, se siente, según de Diego, " totalmente infravalorado e infrautilizado". "El Sergas ha estado formando a otros profesionales, como médicos de familia o enfermeras generalistas para hacer citologías, cuando para nosotras es nuestro trabajo y ya tenemos esa formación. Somos un personal muy rentable. En el Hospital estamos reducidas al área del parto, y sin embargo, deberíamos estar en la sala de despertar o en la planta de maternidad, no encarecería nada y la calidad seguro que mejoraría".

En cuanto al frente abierto por su oposición a las "doulas", acompañantes de las mujeres en parte del embarazo y el parto, Marisol de Diego, insiste en que "no nos metemos en lo que la mujer gasta su dinero, una doula supone la mitad que una matrona, pero es importante que sepan qué contratan en cada caso. Una matrona hace un trabajo profesional y sanitario, ofrece unas garantías. Una doula se supone que hace un acompañamiento emocional, el problema surge cuando, y sobre todo en Galicia más que en el resto de España, asumen acompañar en los partos en casa y aunque no podemos probarlo, sabemos que pasa. Y ahí está el peligro y la gravedad del asunto. No tiene por qué pasar nada en el parto, pero alguna vez puede surgir alguna complicación, y debe estar una matrona formada". En Ourense, en estos momentos, según la vocal de la Asociación, no tienen constancia de ninguna doula que ejerza.

Aunque tal vez éste haya sido el frente más mediático, las matronas tienen otra lucha más intensa. "Sobre los años 90, y para llevar a cabo una reordenación de titulaciones, se dejó de formar en esta especialidad y eso tuvo como repercusión que durante un tiempo hubiese una escasez muy grande de matronas, por lo que sus funciones se delegaron en otros profesionales o se dejaron de hacer", indica De Diego. Prosigue asegurando que "en el resto de España, esto se ha ido recuperando, y se han ido contratando nuevamente a las matronas. Pero en la provincia de Ourense esto se perdió. Hay muy pocas matronas en Atención Primaria que ejerzan la labor al completo, y las que se están incorporando, intentan abarcar más campos, pero a veces ya están ocupados por otros profesionales, y parece que estás quitando el trabajo. En otros sitios ni se hacen, se delega en el ginecólogo directamente, restándole tiempo para su trabajo".

En Ourense, en la actualidad, hay 9 matronas en Atención Primaria, siendo conjuntamente con Lugo la provincias con menor número de profesionales de Galicia, "con diferencia", matiza Marisol de Diego. Añade que "hay grandes poblaciones urbanas como Verín, que no tiene en Primaria, O Barco, con una en el Hospital, o Xinzo y Celanova que carecen de matronas, y el número sigue disminuyendo, porque incluso cuando hay jubilaciones como en Pereiro de Aguiar, la plaza no se cubrió".

Y aunque los partos siguen siendo reducidos en Ourense, esta matrona ourensana señala que "en cambio el trabajo ha aumentado, porque aumenta la edad de las parturientas y hay más embarazos de riesgo, entre otras causas".

También asegura que, según su experiencia "en los últimos diez años se han dado muchos cambios. Se ha ido a la humanización del parto, a que la mujer sea más protagonista y haya menos intervencionismos. Se intenta no inducir los partos, intervenir lo menos posible y que sean lo más natural que se pueda, siempre con garantías".

Más en Ourense
Comentarios