Ourense

Miteu: 25 años de viajes teatrales

Ourense

CRÓNICA

Miteu: 25 años de viajes teatrales

Los espectáculos callejeros, un símbolo de la Miteu (2013) (XESÚS FARIÑAS).
photo_cameraLos espectáculos callejeros, un símbolo de la Miteu (2013) (XESÚS FARIÑAS).
La Mostra de Teatro Universitario vuelve a esparcir por la ciudad una muestra inmejorable del buen hacer teatral de jóvenes talentos, después de solventar este año, que cumple 25, muchas dificultades

Roberto Zucco estuvo ahí. Muchas veces, confesando a un público entregado, con distintos rostros y con diferentes voces: “Quiero marcharme. Hay que marcharse en seguida. Hace demasiado calor, en esta mierda de ciudad. Quiero ir a África, bajo la nieve”.  Zucco, el asesino narrado por Bernard-Marie Koltés, se hizo clásico en este Ourense abrasado por el sol del teatro universitario que, año tras año, lo elegía para subirlo al escenario. Y aunque hace ya tanto, más de los veinte años que canta el tango que se dejó oír en noches shakesperianas, aún mantiene la fuerza intacta, el teatro y Zucco.

Ha pasado exactamente un cuarto de siglo desde que la ciudad recibiera por primera vez, un tanto expectante, el incansable desfilar de gentes universitarias a las que unía la pasión por la tragedia y la comedia. Hace ya veinticinco años que nació la Miteu, la Mostra Internacional de Teatro Universitario, que consiguió que el nombre de Ourense sonara en universidades del mundo unido al buen hacer, a una apuesta decidida por otra cultura distinta y a trabajo duro y a la ciudad le dio la oportunidad de saborear, durante varias semanas, el puro teatro que cantaba rota de desamor la cubana La Lupe o escribía Calderón de la Barca.

Porque en esta apuesta decidida e ilusionante cabían todos. Los clásicos, los contemporáneos y los amateurs que sentían que tenían algo que contar. Cabían textos originales o adaptaciones. Profesionales y aficionados. Todo tenía su lugar en esta Miteu que arrastra a un ejército de personas en su organización, en su puesta a punto, en su desarrollo y en su creación.

Y en esos coloridos desfiles por las calles ourensanas, donde personajes mágicos como los viejos cómicos iban llamando a los teatros, cerrados o al aire libre, se iban abriendo ojos pequeños y grandes para convertirse en espectadores- tan necesarios en todos los tiempos. 

Y mientras la ciudad se llenaba año tras año, durante nada menos que 25, de historias, de conciertos, de conferencias, de vivencias, de fotografías y de arte, también los restaurantes, los hoteles, las terrazas ocupaban mesas y habitaciones que dejaban otro peso, menos artístico y más monetario, pero igual de necesario en la ciudad.

La Miteu fue creciendo, aumentando su mundo, incorporando novedades, días y posibilidades. Entretejió música y cine y teatro y aficionados y profesionales y realidades duras y realidades complejas y mundos cercanos y mundos lejanos.

Al-Kasaba conquistó al público con sus “Historias baixo a ocupación”, y sus componentes contaron en directo cómo era la vida en Palestina, la dura vida; el teatro de El Salvador habló de su guerra civil y de sus secuelas de más de doce años, antes de que se subiera al escenario la otra tragedia, la de las maras; Nadia Ghulam, protagonista del teatro documental “Osama”. desgajó su odisea frente a los talibanes de Afganistán, y Marcelo Ndong, alias “Manoliño Nguema”, recordó que el espíritu de Benposta sigue vivo en su Guinea Ecuatorial. Y se pueden seguir sumando cientos de nombres y obras que mostraron en Ourense, a través de la Miteu, el mundo que habita en los cincos continentes y que no siempre somos capaces de ver o no queremos descubrir.

Ourense. 12-04-13. Local. Desfile da Miteu.
Foto: Xesús Fariñas

Distintas voces

La voz de los conflictos bélicos, de las migraciones, de las mujeres, de la falta de sonrisas, de las enfermedades como el sida en países como Guinea Bissau, de injusticias e ilegalidades y de las secuelas de todas las violencias que, al fin, son una, se han dejado escuchar en esta pequeña ciudad que les hizo un gigante hueco.

Las aulas universitarias, con distintos idiomas, acentos y procedencias visitaron a Ionesco, a Cervantes o a Lorca, entre muchos. Nos contaron, nos cantaron y nos bailaron obras nuevas y obras viejas que gustaron unas veces y otras no convencieron en absoluto. Hubo también espacio para reír, para disfrutar y para pensar ligeramente. Hubo momentos para compartir y para conocer.

La Miteu logró balances con una media de 10.000 espectadores en sus ediciones, ofreció entradas a bajo precio para que nadie se quedara fuera y no traicionó su filosofía inicial: teatro universitario y crítica social a pesar de hacerse mayor.

Justo en su 25 aniversario la han hecho tambalear, pero el mundo sigue siendo un gran teatro con historias que contar, con o sin Casa Consistorial. Habrá que adaptarse. Pero, ¿y quién firma el texto de esta intensa obra de medio siglo de vida llamada Miteu? ¿Hablamos de Ourense, de historia y de teatro? Entonces sólo hay una opción posible: Sarabela. 

Lo que viene: la Miteu cruza el charco y estrena teatro al aire libre

La Mostra  Internacional de Teatro Universitario de Ourense (Miteu) estrena mañana lunes la calle en esta vigésimo quinta edición del festival. El espectáculo "La coquette", del grupo madrileño Kanbahiota actúa en la plaza de la nueva biblioteca a las 20,00 horas. Antes, hoy, toca otra sesión en el Teatro Principal: a las 21,00 horas, "Summer evening", del grupo de teatro universitario de la Universidad Pontificia de Navarra.

Hasta el martes no toca cruzar el charco desde Ourense: el grupo "euskalo-argentino" Trotamundos trae a la plaza de la Biblioteca Pública un show de circo y teatro para toda la familia. Con "Historias de un baúl", Fidel y Capulita buscan quedarse con el público a partir de las ocho de la tarde. 

La Miteu seguirá su ritmo durante la semana y hasta el 15 de julio. En adelante, más países participantes como Italia, Guinea o Guinea Ecuatorial. También más teatro gallego y nuevos espacios en la ciudad para reivindicar el teatro al aire libre. Aún queda mucha Miteupor descubrir.