Moldes y piezas de plástico para España y Centroeuropa

La crisis da argumentos más que suficientes para la rendición, salvo que la tenacidad empuje por el camino de la tenacidad. Tres ex empleados de Comoldes, una empresa del polígono de San Cibrao dedicada a la fabricación de moldes, decidieron romper el cascarón cuando cerró en el año 2009 y tomaron su propio camino.
Aquella ilusión se llama hoy Adventus Plus, que también se ha especializado en diseño de piezas, fabricación de moldes e inyección de piezas de plástico. Esas tres personas, que tenían responsabilidades en la antigua cooperativa que llegó a tener medio centenar de empleados, iniciaron su plan con la recesión en toda su crudeza. “Pensábamos que la crisis acabaría en el 2011 y estamos en el 2013 y aún no se ve el final”, lamenta Pedro Luis García Santoveña, gerente de la empresa que ocupa una nave arrendada de 1.200 metros cuadrados en el polígono de San Cibrao. Los comienzos fueron duros: “Al principio fue muy difícil, trabajando muchísimo, sembrando muchísimo, intentando abrir puertas”, resume el directivo, para reconocer también que “se nos cerraron muchas puertas porque la crisis minimizó el panel de proveedores, aunque de tanto sembrar, algún día acabas cosechando”.
Formar parte de un panel de proveedores de grandes compañías, sobre todo de la industria del automóvil, es una aspiración de las auxiliares del sector. No obstante, Adventus ha conseguido una veintena de clientes de varios gremios de actividad (también de automoción para camiones o construcción naval) “que nos hacen pedidos puntuales, pero ya con fluidez, lo que nos permite aguantar la lluvia y por lo menos tenemos paraguas”, destaca García Santoveña, hoy aliviado al ver que el rumbo se ha enderezado.

EXPORTACIÓN
Pese al poco tiempo transcurrido desde el inicio de actividad la empresa produce casi tres millones de piezas de pequeño formato, un 20% de las cuales se venden en el exterior, fundamentalmente en Alemania, Austria o Francia.
El gerente de Adventus pasó 38 años de su vida en Alemania lo que le da “un conocimiento exacto del mercado” y allí puede estar uno de los proyectos interesantes para poner en marcha y dar un salto cualitativo importante en carga de trabajo y facturación. El gerente de la firma ourensana acaba de estar en el país germano para ver la posibilidad de surtir piezas a una compañía que se dedica a la fabricación de cierres. Si ese proyecto sale, así como otros que están en cartera, la empresa puede mantener un crecimiento sostenido del 15% los próximos años.
De todos modos, vencer las dificultades para exportar es otra de las tareas de esta joven compañía. “Tienes que convencer y ser competitivo”, hace notar Pedro Luis García. Además, hay que contar con factores geográficos y costes de logística: “Tenemos que transportar para Alemania y estamos en Ourense, no estamos en Burgos, Barcelona o el País Vasco de donde salen a diario cientos de camiones para Centroeuropa; desde aquí cuesta más”, dice. Pero, también la productividad española debe sacudirse algunos tópicos que todavía persisten en muchos países. En Alemania, sin ir más lejos, “los españoles tienen mala imagen, siempre nos reprochan la siesta la fiesta y el hasta mañana”, dice el gerente de la empresa mientras esboza una irónica sonrisa..
Aun con esos hándicaps las piezas de Adventus salen a diario para compañías de renombre en varios sectores, aunque no necesariamente en el extranjero. En el mercado interno surten a firmas como Coasa (componentes aeronáuticos), Televés (tecnología), Magefesa (electrodomésticos) o Baicha (cierres para ventanas). n

Te puede interesar
Más en Ourense