Ourense

Los múltiples factores detrás de las restricciones en Ourense

Ourense

PANDEMIA

Los múltiples factores detrás de las restricciones en Ourense

Un parque cerrado en O Carballiño (MARTIÑO PINAL)
photo_camera Un parque cerrado en O Carballiño (MARTIÑO PINAL)
La incidencia acumulada, el porcentaje de ocupación hospitalaria o la tasa de positivos en PCR esteblecen niveles de alerta. Pero no son los únicos datos: Sanidade analiza más de 30 indicadores para valorar el riesgo real.

La tasa de incidencia acumulada a 14 días en Boborás supera los 1.000 casos por cada 100.000 habitantes, una cifra mayor que la de Madrid capital. La comparación es llamativa, pero también confusa: la población de Boborás roza los 2.280 habitantes, la de Madrid, supera los 3,3 millones de personas. Las cifras de contagios, por tanto, también son muy distintas –en Boborás, apenas una treintena–. 

La incidencia acumulada (IA)es uno de los tres indicadores clave recogidos por el Ministerio de Sanidad para establecer confinamientos perimetrales. Pero en el caso de poblaciones pequeñas puede llevar a equívoco –para muestra, un botón–. La Consellería de Sanidade así lo apuntó ayer en la reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, refiriéndose a poblaciones de menos de 20.000 habitantes, donde la tasa "pode inducir a erro". 

Entender las cifras

Daniel González Peña, investigador informático de la UVigo, arroja luz sobre la IA: "Te permite conocer la proporción de la población de un lugar que se está infectado. Sería algo así como decir conocer la probabilidad de encontrarte a alguien por la calle contagiado de covid". El experto reconoce que la IA no se puede equiparar entre poblaciones muy distintas: "Es cierto que es un término relativo, y que por tanto, podría servir para comparar lugares, pero en el caso de lugares con una diferencia de 100 veces del número de habitantes... pierde efectividad". 

González Peña también reflexiona sobre la "facilidad" de incidencias altas en poblaciones muy pequeñas: "En el caso de Boborás, por ejemplo. Sabemos que se produjeron más de 22 casos en las últimas dos semanas. No es difícil, no es mucha gente, podrían haberse contagiado en un mismo lugar". 

Comparar regiones similares, como Boborás y Carballiño, sí podría resultar efectivo. "Al ser las poblaciones homogéneas, sí puede ser interesante para sacar conclusiones", apunta.

Los matices

Las cifras, sin contexto, también pierden valor. No es lo mismo un colegio mayor universitario con 20 contagiados que una residencia de mayores con el mismo número de afectados. Las posibles complicaciones de la salud de las personas son clave para determinar el nivel de riesgo por parte de las autoridades sanitarias. 

En el caso de Carballiño, O Irixo y Boborás, Sanidade argumenta el cierre de las actividades esenciales por las cifras de contagios entre "población vulnerable". El riesgo, en este caso, es doble: para su propia salud y para el sistema sanitario en sí. "A afectación de grupos de idade avanzada, na que a enfermidade ten máis probabilidades de ser grave, están influíndo nas tazas de hospitalización da área, aumentando a presión asistencial", señala la consellería. 

No en vano, el comité clínico que asesora a la Xunta revisa en cada reunión más de 30 parámetros para definir el estado de una población.