La Región

FESTAS DE OURENSE 2016

Un mundo de cuento para la batalla

Los ourensanos disfrutaron de la penúltima jornada de las fiestas con la recuperacón de la tradicional Batalla de Flores, que llevaba dos años ausente del programa y que volvió llena de color y alegría.

MIGUEL ÁNGEL
MIGUEL ÁNGEL
Un mundo de cuento para la batalla

Regresaron con fantasía e imaginación, dos años después. La Batalla de Flores recuperó su espacio en el programa de las fiestas con un desfile de diez carrozas, música de charanga y con gigantes y cabezudos como acompañamiento muy especial.

Duendes, hadas, pequeñas pastoras y muchos más habitantes de mundos imaginados y soñados  se subieron a las carrozas que, como denominador común, llevaban el color y el universo mágico de los cuentos para desfilar por las distintas calles de la ciudad y finalizar su recorrido en Progreso. 

 Los ourensanos salieron a la calle para disfrutar con este alegre despliegue en la penúltima jornada de las fiestas que hizo las delicias, sobre todo, de los más pequeños que quedaron impresionados ante el desfile. Así que la opinión más generalizada que se pudo escuchar ayer era que recuperar la batalla de flores había sido "una buena idea".

Este sólo fue el aperitivo de una noche que se presentaba llena de música con distintas denominaciones de origen pero con un mismo denominador común: el talento y el buenhacer.

Desde la actuación de Áureas, hasta el gospel de la agrupación "V-Go! Negro Son"; el blues de la banda gallega "Sindicato da verbena", pasando por los ourensanos Priscila que presentaron su disco "Cenizas cara B", en la Praza Maior.

El punto y final de las actuaciones lo puso Coque Malla, que interpretó los temas  de su último trabajo "El último hombre en la tierra", sin olvidar algunos de sus éxitos más conocidos por el público, convirtiendo la Praza Maior en un lugar donde sonó el rock con más estilo. 

Coque Malla, ex miembro de Los Ronaldos, supo cómo conquistar a un público que se notaba tenía muchas ganas de escuchar al compositor.
Pero para los más bailarines aún quedaba la cita en el Xardín do Posío con el Ourense Dance, toda una cita ya tradicional en las fiestas que ha cumplido sus 19 años y donde no sólo hubo música, sino también muchas sorpresas. 

Y así, sin casi darse cuenta, la ciudad llega hoy al final de sus fiestas, con un día en el que los grandes protagonistas serán los más pequeños, con dos conciertos pensados expresamente para ellos: A Gramola Gominola y The Furious Monkey House, que será la banda encargada de dar el carpetazo final a los conciertos en la Praza Maior, en un horario un poco más temprano, sobre las 21,30 horas, precisamente para respetar la edad del público y de los propios músicos. 

Pero también habrá lugar para otras propuestas como la actuación del grupo “Le Pompé”, que ofrecerá un concierto de estilo “gypsy jazz”, con interpretaciones de temas del guitarrista Django Reinhardt y del violinista Stephane Grappelli.
Pero la despedida definitiva de las fiestas por este año tendrá como protagonista a la Oca Band Orquestra, que comenzará a marcar el ritmo a partir de las 22,00 horas, en Progreso para que el baile sea la mejor medicina con la que afrontar un lunes y un final de semana festiva que cambió la cara a la ciudad.