Ourense

Allariz, Barbadás y San Cibrao exhiben músculo tras la crisis económica

Ourense

Economía

Allariz, Barbadás y San Cibrao exhiben músculo tras la crisis económica

Ambiente a la hora del vermú, el sábado a mediodía en el centro de la villa alaricana. (Foto: Xesús Fariñas)
photo_cameraAmbiente a la hora del vermú, el sábado a mediodía en el centro de la villa alaricana. (Foto: Xesús Fariñas)
Los municipios sumaron en el último lustro vecinos, empresas, empleo, jóvenes y generan más riqueza

Solo tres concellos de la provincia han sido capaces de salir de la grave crisis económica que asoló a España con todos sus indicadores socioeconómicos en positivo. Lo hacen en un Ourense que, pese a atenuar en los últimos años la pérdida de población (casi 15.000 empadronados menos desde 2014) con el repunte de la inmigración, está marcada por un claro problema de escasa natalidad y las dificultades para colectivos como los autónomos.

Mientras, la vida transcurre con mejores sensaciones en los ayuntamientos de Allariz, Barbadás y San Cibrao, que muestran en una comparativa a cinco años vista de los principales índices para palpar la salud social y económica de los 92 concellos que todo evoluciona en positivo: más población, más empleo, más gente joven o más dinamismo empresarial, lo que tiene como consecuencia más generación de riqueza.

"Se non queres moverte da vila, non tes que facelo. Aquí podes acceder a todo. Zapatería, frutería, colexio...", asegura Mari Sotelo, profesora de infantil en Allariz, que no deja de engordar su padrón (ya en 6.188) tras crecer por encima del 2% respecto a hace un lustro, desembarco de gente que ha permitido anotar en este tiempo 306 afiliados más a la Seguridad, 188 desempleados menos, 31 empresas más o 79 habitantes más que no han cumplido los 16 años.

Empuje industrial

No muy lejos de Allariz, el pulmón económico que supone el Polígono de San Cibrao ha permitido al término municipal en el que se asienta mostrar una evolución que habla por sí sola, siendo ya el décimo concellos de la provincia con más población al situarse por encima de los 5.400 vecinos, superando a Ribadavia.

Casi el 15% de los habitantes de San Cibrao no llegan a los 16 años y el 65% está en edad de trabajar.  Mientras, la actividad empresarial se ha multiplicado desde hace cinco años, con 72 empresas más instaladas en el municipio, lo que eleva la cifra total a 815.

En el cinturón de la ciudad también está, por su parte, el tercer ayuntamiento con los principales índices socieconómico en positivo. Se trata de Barbadás, que beneficiado por su proximidad a Ourense se ha convertido en un lugar muy atractivo para alquilar o comprar una vivienda, lo que le permite estar ya por encima de los 11.000 vecinos tras ganar 666 en cinco años. Casi 700 cotizantes más a la Seguridad Social o una actividad empresarial también al alza, con 758 proyectos en marcha son otros de los aspectos en los que el concello ha mejorado desde lo más duro de la crisis económica.

En línea positiva

Aunque Allariz, Barbadás y San Cibrao pueden presumir de tener el motor perfectamente engrasado, no son los únicos concellos de la provincia que están mostrando dinamismo en los últimos años. Junto a ellos tres, hay otros dos municipios –Celanova y Amoeiro– que pueden presumir de anotar más vecinos que en 2014, aunque ambos presentan problemas en algunos aspectos.

La villa celanovesa, pese a convertirse en punto de encuentro de muchos inmigrantes llegados desde fuera de España, tiene problemas para retener a gente, con un saldo migratorio interprovincial en números negativos, contabilizando además una renta per cápita inferior a la que había hace cinco años.

Sí están Celanova y Amoeiro en la lista de 27 ayuntamientos ourensanos que han conseguido en el último lustro contar con más empresas asentadas en sus municipios, así como entre los 19 en los que la cifra absoluta de menores de 16 años es superior a la que había en plena crisis económica, algo importante para garantizar el relevo generacional.

Esto parece algo más complicado en buena parte de los concellos del rural, como demuestra el hecho de que en hasta 24 concellos las empresas hayan disminuido en los últimos cinco años en más de 10 unidades, una lista en la que están villas como Verín o Ribadavia, pero también municipios que no están lejos, por ejemplo, de localicades como Allariz, San Cibrao o Barbadás, que sí muestran un empuje que dinamizan la provincia.

Un ejemplo puede ser Xunqueira de Ambía, a apenas seis kilómetros y 10 minutos en coche de la villa alaricana. "Se quero sacar cartos, teño que ir ata Allariz.  Non hai nin un caixeiro", apunta Luis Mangana, vecino de este municipio, en la que reclaman "infraestruturas e servizos" para no depender prácticamente en exclusiva de los negocios de hostelería, beneficiados por ejemplo de ser punto de paso de la Vía da Prata.

La capital, con achaques

Pese a tener que ejercer como motor de la provincia, Ourense ciudad ofrece síntomas preocupantes en varios indicadores. Con 1.672 vecinos menos que hace un lustro, la capital continúa exportando gente en forma de emigración hacia otras provincias y, pese a tener 340 empresas más registradas, subiendo en afiliados y con menos parados, la población activa se ha reducido en más de 4.000 personas. Motivos, sin duda, para la reflexión. 


Compañeros nuevos en el colegio


El Concello de Allariz asegura que el colegio Padre Feijóo de la villa alcanzó este curso "a matrícula máis alta nunca antes alcanzada". Hay 155 alumnos de Infantil y 290 en Primaria. El total de escolares nuevos que comenzaron este curso es de 66. "Esta situación fai que haxa 3 liñas en 5º e 6º de Infantil e en 5º de Primaria. Hai cursos que xa teñen 50 matriculados en dous grupos de 25, están ao límite", informan desde la concejalía de Promoción Económica.

Xunqueira de Ambía/Allariz. 15/02/2020. Reportaxe sobre o contraste deXunqueira de Ambía e Allariz,  dous concellos limítrofes que non teñen o mesmo índice de natalidade, PIB e demais servizos. Na foto Allariz.
Foto: Xesús Fariñas

"Hai moitísimas actividades extraescolares. Os nenos fan pintura, barro...", apunta la profesora de Infantil, Mari Sotelo, que se alegra de la "cantidade de nenos que hai no colexio, e moitos de familias novas en Allariz". 

Más en Ourense