Ourense

Los narcos miran a Ourense ante la vigilancia en la costa

Ourense

TRÁFICO DE DROGAS

Los narcos miran a Ourense ante la vigilancia en la costa

Policía y Guardia Civil sospechan que buscan socios en la provincia para transportar alijos vía Portugal

Tres de las grandes operaciones contra el narcotráfico llevadas a cabo en el último año –como la que se saldó con el arresto del empresario ourensano Manuel Vázquez– tuvieron uno de sus ejes en Ourense. A mayores de estas tres, otra desarrollada por la Policía Nacional a finales del pasado mes de noviembre –intervenidos 650 kilos de cocaína en Pontevedra– fue detenido un ourensano, aunque este reside habitualmente en Madrid.

Estas intervenciones han puesto en alerta a los agentes del Grupo de Respuesta Contra el Crimen Organizado (Greco) de la Policía Naciona. Sospechan que los narcotraficantes, mayoritariamente colombianos asentados en España, buscan contactos en la Galicia interior para transportar alijos a través de los puertos marítimos portugueses.

En el citado cuerpo de seguridad declinaron pronunciarse sobre el tema. En la Delegación del Gobierno en Galicia puntualizan que no se ha detectando un repunte del narcotráfico en Galicia, "pero las fuerzas de seguridad no bajan la guardia. Están vigilando todo el territorio".El inspector del Grupo de Estupefacientes de la Policía Judiciaria Víctor Ananias es un poco más concreto: recuerda que están trabajando con una estrecha colaboración con las fuerzas de seguridad españolas para detectar cualquier alijo de droga. Argumenta que a los puertos lusos, como el de Leixoes, llegan cada día cientos de contenedores, sobre todo de fruta, procedentes de Sudamérica: "Los narcotraficantes lo saben y juegan con el factor suerte, que entre ellos pueda pasar inadvertido un cargamento de cocaína".

La vigilancia policial en los puertos y aeropuertos lusos, según Víctor Ananias, se incrementó en los últimos dos años, ante la sospecha de que los narcotraficantes están utilizando Portugal para introducir cocaína, mayoritariamente en Galicia. Una vez desembarcada la droga es transportada en vehículos por las carreteras de la "raia".

Las últimas operaciones antidroga conllevaron que tanto la Guardia Civil como la Policía Nacional cambiaran la vigilancia. "Hace un par de años, los controles para detectar transportes de droga se establecían mayoritariamente en las carreteras N-541 y N-120 (ambas conducen a la provincia de Pontevedra). Pero ahora, se está mucho más pendiente de la A-52, tanto en la entrada por la provincia de Zamora como a través de la localidad de O Porriño", explican en el Instituto Armado.

La vía de alta capacidad enlaza, tanto en Pontevedra como en Zamora, con autovías portuguesas, que se convirtieron en la principal entrada de droga al territorio español. A la hora de establecer la vigilancia, en el punto de mira de los agentes están los furgones, coches de alta gama y los camiones. 


La redada paralizó la investigación del incendio en la nave


Estas operaciones antidroga dejan al descubierto las conexiones de la provincia con los narcotraficantes que operan en el Estrecho de Gibraltar y en la costa atlántica. Tanto la Policía Nacional como la Guardia Civil ya lo tienen en cuenta. Cada vez montan operativos de vigilancia más amplios.   La operación que se saldó con la detención del ourensano Manuel Vázquez encendió alarmas en la Comisaría y Comandancia. 

 En esta última, los agentes están a la espera de que el grupo Greco concluya la investigación de la operación, que analicen todos los datos del material intervenido, ante la posibilidad de que puedan encontrar algún dato que permita esclarecer las causas del incendio registrado el 14 de octubre en el almacén de la empresa en Barreiros. La aseguradora está pendiente del informe de la Guardia Civil  para  hacer frente a los desperfectos. La operación paralizó la investigación del fuego y los investigadores tiene abiertas de nuevo todas las hipótesis. 


Tres grandes operaciones: 1.175 kilos de cocaína y 28 de hachís


Ourense ha sido origen o destino en el último año de tres grandes operaciones antidroga, que fructificaron en 1.175 kilos de cocaína y 28 kilos de hachís. 

En la primera, la Policía intervino 745 kilos de cocaína en un puerto portugués. El alijo, con destino Cataluña, viajaba camuflado en un cargamento de piñas procedente de Panamá. Se detuvieron a 9 personas y la operación se inició tras un chivatazo desde la Comisaría de Ourense.  

La segunda investigación, que desembocó en la detención del empresario Manuel Vázquez y otras siete personas –incautados 430 kilos de cocaína–se inició en abril de 2018 tras detectar los Grecos en Madrid a narcos colombianos con Vázquez. 

La tercera se saldó con 28 kilos de hachís y 28 detenidos –17 prestaron declaración en Ourense e ingresaron en prisión en Algeciras– La operación la llevó a cabo la Guardia Civil.