Ourense

Los nipones que no se olvidan de Benposta

Ourense

Turismo

Los nipones que no se olvidan de Benposta

Varias de las visitantes prueban la queimada en el bar O Fiadeiro de Benposta. (Foto: Xesús Fariñas)
photo_cameraVarias de las visitantes prueban la queimada en el bar O Fiadeiro de Benposta. (Foto: Xesús Fariñas)
Yayoi Hoshino, embajadora del Circo de los Muchachos en Japón, vuelve cada año para visitar a su familia benposteña. Con ella, desde hace 20 años, también vienen amigos y curiosos de la historia de los muchachos.

En los 90, la japonesa Yayoi Hoshino conoció el Circo de los Muchachos. "Como yo era intérprete de español, me contrataron para la grabación de un documental nipón sobre el Circo", explica. Desde entonces, su relación con Benposta no ha hecho más que crecer –el Padre Silva la nombró en su momento embajadora del Circo de los Muchachos en Japón–. Hoshino vuelve cada año a la provincia para encontrarse con sus amigos benposteños y, de paso, se trae a un grupo de nipones.

"Desde que se hizo ese documental, muchos japoneses conocieron al Circo, y en el 93 los invitamos a actuar en varias ciudades", cuenta. Años después, se hizo una película de ficción, "Carta desde España", que aumentó la fama de los Muchachos en el país nipón. En los 2000, Hoshino decidió empezar con los viajes a Benposta, para ofrecer la posibilidad de conocer in situ la Ciudad de los Muchachos y disfrutar de su gente. "Muchos de los que están hoy –ayer– aquí ya han venido en otras ocasiones, les gusta mucho", cuenta. 

Bemposta (Ourense). 05/11/2019. Reportaje sobre la visita de japonenes a Bemposta.
Foto: Xesús Fariñas

Antonio Martínez, "Toni", presidente de la Fundación Benposta, agradece los viajes de su vieja amiga. "Es bonito que vengan cada año", dice. "Para mí son como mi familia", cuenta Hoshino. "El año que viene se cumplen 65 años del Circo y voy a hacer algo grande, vendrán los amigos japoneses, con hijos incluidos", señala Martínez. 


Visita al museo del circo


En el bar O Fiadeiro de Benposta, ayer hubo menú especial. La comida terminó con una queimada, con "conxuro". Al terminar, obligada visita al Museo de los Muchachos en la ciudad, el proyecto de la Asociación Cultural Padre Silva que mantiene vivo el espíritu del innovador proyecto.