Ourense

Las nuevas calles peatonales de la ciudad generan 137 multas en 15 días

Ourense

en ourense

Las nuevas calles peatonales de la ciudad generan 137 multas en 15 días

Señal de vía de circulación restringida, a la entrada de Xaquín Lorenzo, y coches aparcados al fondo.
photo_cameraSeñal de vía de circulación restringida, a la entrada de Xaquín Lorenzo, y coches aparcados al fondo.

Vecinos y usuarios de Xaquín Lorenzo y el primer tramo de Cardenal Quevedo critican la señalización

La peatonalización no funciona en las calles Xaquín Lorenzo "Xocas" y en el tramo de Cardenal Quevedo que va hasta la avenida de La Habana. Después de que el 16 de septiembre se instalase esta medida de forma definitiva–tras una fase de prueba en la Semana da Mobilidade de 2017–, la Policía Local ha sancionado a 137 vehículos, 110 en la primera calle y 27 en la segunda.

Se trata de una media de ocho multas diarias tras la restricción final del tráfico rodado en estas zonas, una iniciativa que forma parte del plan de movilidad para un nuevo modelo de ciudad que quiere priorizar la seguridad del peón y respetar el medio ambiente. A pesar de las labores iniciales de información y sensibilización, coincidiendo con la Semana da Mobilidade, la idea provoca crispación en los conductores que alertan de la falta de señalización.

El concelleiro de Infraestruturas, José Araújo, se refirió ayer al número de sanciones, durante la primera reunión de la comisión del proceso participativo "Móvete por Ourense", en contraposición con la veintena de multas a padres en el entorno de los colegios entre las mismas fechas, otro de los problemas que pretende solucionar el plan de movilidad.


Escasa señalización


La falta de señalización y acondicionamiento–apenas un letrero a la entrada de Xaquín Lorenzo "Xocas" y un conjunto de maceteros en el tramo de Cardenal Quevedo–provocan una sensación nula de zona peatonal que, de momento, confunde a vecinos y comerciantes. "¿Pero ya es definitivo?", preguntan mientras ven pasar a los vehículos.

Durante estas casi tres semanas de puesta en marcha, la estampa en las dos calles es de trasiego continuo de vehículos. Aunque hay varios garajes y un parking–el acceso no está restringido a estos usuarios–, los agentes de la policía local se ven obligados a informar constantemente a los conductores y emitir las oportunas sanciones. 


Maceteros, medida insuficiente de acondicionamiento


La sensación de calle peatonal es uno de los objetivos que mejorarían los vecinos y comerciantes de estas dos calles. Apuestan por nivelar las aceras a la vía pública, entre otras medidas. Aseguran que los maceteros a los lados de la carretera han ido moviéndose hacia el centro, pero no los consideran "suficientes" para crear el ambiente de una plataforma peatonal. 


Los comercios, desconcertados


Ante el anuncio de la peatonalización de estas dos calles, los comerciantes de la zona se mostraban "optimistas" y confiaban en que "a largo plazo", la iniciativa les beneficiaría. Tras estas semanas del inicio de la plataforma peatonal, la sensación es de "caos".

Lorena Cid, de Igual, en la esquina entre Xaquín Lorenzo y Cardenal Quevedo, entiende que la medida sería "buena" si se acondicionasen las calles, poniendo la acera al nivel de la vía.

Carla González, que abrió su tienda Dandalion el pasado mes de julio en el tramo de Cardenal Quiroga, asegura que "veo más tráfico ahora que cuando llegamos". Su sensación es de "desconcierto".

"Entiendo que debería señalizarse mejor, pero así está siendo un absurdo. Creo que esto no va a ser nunca un bulevar", comenta Luz García, de Fiore Fiore.

Adrián Prada, de Brutal Zapas, asegura que durante estas semanas tienen que informar a "bastantes" usuarios de la tienda que pretenden aparcar en la zona. "La gente está desorientada, el cartel que indica que esto es peatonal es muy pequeño y solo está colocado a la entrada de Xaquín Lorenzo", añade.

Al final del tramo peatonalizado de Cardenal Quevedo, Fernando González, de Muebles González, asegura que la medida "favorecerá" al comercio a largo plazo, "si se hace bien".

La restricción del horario de carga y descarga es otro de los inconvenientes que señalan los comercios y que provoca que se saturen otros puntos fuera de la zona peatonal.