Ourense

Ojea, del pufo al sueldazo

Ourense

Ojea, del pufo al sueldazo

Hombre de confianza del alcalde Jácome, ha ido creciendo en la política a un ritmo similar al que acumulaba deudas, que acabaron obligando a Hacienda a embargarle el sueldo. Ahora cobra casi 60.000 euros al año. 

El perfil de Armando Ojea es tan amplio como su lista de polémicas. Por empezar por algún sitio, dice que habla una docena de idiomas –entre ellos el wolof, de Senegal–, algo meritorio teniendo en cuenta su manejo del castellano –y ya no digamos del gallego– y que son casi tantos como las deudas que ha ido sumando a lo largo de su trayectoria personal y profesional. Un camino siempre ligado a Jácome –especie de guardaespaldas político tras trabajar, entre otras cosas, de chico de los recados en su tienda – y que el ahora alcalde le fue premiando con carguiños, a cambio de esa fidelidad y no pisarle la manguera. El último, el más goloso: vicepresidente de la Diputación –de la que siempre renegó– con un estupendo sueldo: 4.520 euros netos al mes. 

Llegó a sumar 10 notificaciones por impagos en su buzón solo de organismos públicos, lo que acabaría obligando en 2017 al embargo de sus sueldos en Concello y Diputación

Este supuesto licenciado en Física –ninguno de los consultados ha podido aún ver su título– es definido en la web de DO como "diletante" –adorable poner tus aficiones como descripción para tus posibles votantes, como si fuese el Tinder – en biología, psicología y marketing. Se autodefine como director-monitor de la Academia Armando Ojea, de la que ya no hay ni rastro en internet (serán cosas de algún libro de marketing que leyó). Antes de saltar a la fama con DO, muchos en la ciudad le conocían por dar clases de guitarra. También por su cruzada contra la "música impuesta y ruidos" de los pubs –curiosamente, mientras daba conciertos con el Trío Pachán– y por no pagar las facturas en plazo.Solo de administraciones, llegó a sumar al menos diez notificaciones por impagos en el buzón. Ojea tuvo problemas con la Agencia Tributaria en 2006, luego con el Concello de Ourense por no pagar el Impuesto de Circulación y después pasaría a tener problemas con la Seguridad Social. Sus deudas terminarían desembocando años más tarde, ya con él como concejal opositor, con el Concello y Diputación embargándole los sueldos hasta pagar la deuda con Hacienda, que ascendía en 2017 a la respetable cantidad de 10.266 euros. Con esta curiosa perspectiva de los negocios y del emprendimiento, no sorprende saber cómo ha ido alardeando de los piedras que ha puesto su alcalde en el camino de empresas locales –que por cierto, sí pagan las facturas a tiempo–. 


Vínculos con Jácome 


Considerado como uno de los ideólogos de Jácome, forma parte del núcleo duro de DO desde sus inicios. Frecuente en su televisión, siempre ocupó puestos de relleno en las listas hasta 2015, cuando aterrizó en el Concello como número 2. Jácome lo llegó a subrayar con su dedo como sucesor: "Si no llego a ser alcalde, saltaría a la Xunta y aquí se quedaría Ojea, que es un genio haciendo oposición, igual o mejor que yo". Al final la cosa quedó como estaba. 

Cuatro años más tarde, Jácome lo nombraba concejal de RRHH, aupándolo como vicepresidente de la Diputación y cobrando casi 60.000 euros con dedicación exclusiva. Un punto este último que no le impidió protagonizar una intensa gira de conciertos veraniegos con el Trío Pachán (si tienen 4 minutos, escuchen su canción "Ourense termal", en el perfil de Facebook del centro comercial Unión Progreso; ahorramos calificativos para una escucha sin prejuicios), culminada en las fiestas de Arnuide, en Vilar de Barrio, con Jácome en el público aplaudiendo las alegres tonadillas. Tras cobrar la actuación y llegar la polémica, se explicó diciendo que ya se había dado de baja como músico. También que lo había hecho por no dejar colgados a los vecinos y –atención al acertado remate con comparación políticamente correcta para enfriar los ánimos– "después de trabajar toda la semana como un negro en Concello y Diputación".  

Otro de sus mejores registros es el de internauta rebelde. Entrañable ver sus insultos –especialmente de madrugada– a seguidores de las redes sociales de DO. Muchos aparecen borrados al día siguiente. Lo que no borró a tiempo fue el dibujito que le pillaron haciendo en un pleno. DO respondió explicando que, según expertos, eso mejoraba la memoria... y a otra cosa.