Ourense

La oleada de fuego se ceba con 12 de las parroquias habituales

Ourense

INCENDIOS FORESTALES

La oleada de fuego se ceba con 12 de las parroquias habituales

Los bomberos trabajan en la extinción de un fuego en Pereiro de Aguiar, ayer (JOSÉ PAZ).
photo_cameraLos bomberos trabajan en la extinción de un fuego en Pereiro de Aguiar, ayer (JOSÉ PAZ).
Vecinos de Cualedro, una de las zonas más castigadas, lozalizaron un posible artefacto incendiario

Una docena de parroquias repiten sistemáticamente en la lista de parroquias que son cada año pasto de las llamas. Ourense acumula la mayor parte de superficie arrasada en España, aunque la distribución no es ni mucho menos regular, sino que se acumula tanto en el Macizo Central, como en la comarca de Monterrei y el Xurés. Los vecinos, impotentes, asisten  cada año al dolor de ver cómo arden explotaciones ganaderas, animales o propiedades, sin que nadie explique por qué. Los incendios de esta segunda oleada se repitieron en parroquias ya señaladas como las afectadas por las llamas en las listas del Plan de prevención y defensa contra los incendios forestales de Galicia (Pladiga)

En el de 2019 ya aparecían Santa Baia de Montes (Cualedro), Camba (Laza), A Esculqueira (A Mezquita), Sabuguido (Vilariño de Conso), Prado de Limia y Requiás (Muíños) o Guillamil (Rairiz de Veiga). Todos ellos, nombres que en esta última semana han vuelto a ser víctimas.. 

Una mujer investigada por un fuego en Vilar de Barrio confesó en su declaración: "Hei plantarlle lume a toda a serra"

Este 2020, el Pladiga volvía a recoger parroquias  en el punto de mira por repetición de fuegos, que también han vuelto a ser protagonistas  estos días: Queixa (Chandrexa), Riocaldo (Lobios), Pentes (A Gudiña), Castro de Escuadro (Maceda) o Cernado (Manzaneda). 

Maribel Fernández, ganadera de Cualedro, uno de los concellos más afectados por las llamas, volvió a vivir estos días cómo el fuego se cebaba con la parroquia de Montes, quizás una de las que más arde de España. Tiene una granja que quedó rodeada por dos fuegos. "Non sei cal é o motivo, pero isto non arde por catro tolos, témolo claro", dice Fernández. En ese sentido, relata cómo hace unos días se encontraron unos perros de unos cazadores "unha especie de batería cunha luceciña, que nos puxo moi , moi, moi cabreados e que entregamos ao Seprona, que non sabía nada, polo que non é nada da Xunta", añade. De hecho, los vecinos están atormentados, porque no saben "se é para ter localizada a zona e ver onde pode ou non pode arder".

Sin incendios activos

Ayer quedaron sofocados los últimos fuegos que permanecían activos en la provincia, ayudados por la lluvia, y que calcinaron, tras las correciones de superficie en Vilariño, casi 8.400 hectáreas. A última hora, estaba controlados los de Montederramo , Chandrexa (500), tres en Manzaneda, los del Xurés y el de Vilar  de Barrio . Extinguidos quedaron los de Cualedro, Trives, Rairiz de Veiga, A Mezquita, Vilariño de Conso (finalmente ardieron algo más de 800 hectáreas) y Muíños.  Un nuevo concello sufrió la presencia de las llamas: Pereiro de Aguiar. A media mañana un incendio en las inmediaciones del colegio Ben-Cho-Shey puso en alerta a vecinos y comunidad educativa, pero fue extinguido rápido. 

Mientras, el parque natural Baixa Limia-Serra do Xurés siguió inmerso en la pesadilla del fuego –hasta que a media tarde llegaron las precipitaciones– que calcinó varios miles de hectáreas de este espacio natural protegido que conforma la Reserva de la Biosfera Transfronteriza Gerês-Xurés. Los efectivos que trabajaban en el incendio originado el sábado en Río Caldo (Lobios) entre As Sombras y el valle del río Vilameá se desdoblaban la noche del miércoles para atender un nuevo frente en la zona de Prado, Muíños. Los picos de Fontefría, los montes de Salgueiro y As Gralleiras ardían sin controll hasta que por la tarde llegó el agua. 

Investigados

La Guardia Civil de Verín tomó declaración como investigado ayer a A.T.TR., de 79 años, vecino de Ourense, como presunto autor de un delito de incendio el pasado 12 de septiembre en Camba (Laza), en el que se quemaron 49 hectáreas. Esto se suma a la investigación a una mujer de Vilar de Barrio, L.C.L., de 67 años, por un incendio en ese municipio, que dijo en su declaración que "hei plantarlle lume a toda a serra".

Daños y peticiones

Muchas colmenas de Vilariño de Conso, Lobios o Cualedro ardieron por falta de medios para apagar todos los focos aparecidos en la provincia, informó la Asociación Galega de Apicultura. Precisamente, en Vilariño, su alcaldesa, Melisa Macía, dijo que recogerán datos de todos los daños para solicitar "zona catastrófica", pidió tomar medidas para que no se repita y deseó que no llueva para evitar contaminación.   

ma_200917_849_resultado

El Xurés lanza un SOS: “Arde cada año y cada vez son peores"

"Esto es un abandono total", repetían ayer una y otra vez vecinos y empresarios, que se quedan de la falta de planificación en la conservación del medio natural, haciendo énfasis en la falta de un plan rector de uso y gestión de parque, en la ausencia de labores de prevención, en el cierre de la base de los helicópteros de Porqueirós (Muíños) y también en la falta de coordinación co Portugal para atacar de manera conjunta los incendios que se suceden en la "Raia". 

"Arde cada año, pero es que cada año son peores y más voraces", comentaba ayer un hostelero de la zona de Lobios, quien instaba a la Fiscalía a que investigue cómo en Río Caldo "se dejó pasar el fuego por la pista de As Sombras, ardieron 13,5 kilómetros de pista forestal, por arriba y por abajo. ¡Qué mejor cortafuegos que ese y no se aprovechó!". 

La Consellería de Medio Ambiente, Ángeles Vázquez, mantuvo ayer una videoconferencia con los regidores de Lobios, Mari Carmen Yáñez, y de Muíños, Plácido Álvarez, con el objetivo de analizar la situación actual en esos municipios, dos de los más afectados por los fuegos. Durante la reunión, en la que participación, entre otros, la directora xeral de Patrimonio Natural, Belén Do Campo, conselleira y alcaldes coincidieron en mostrar su preocupación por el impacto causado por el fuego en un espacio de gran riqueza natural así como la necesidad de comenzar a prearar lo antes posible la recuperación de las zonas más afectadas. 

Acordaron trabajado juntos e iniciar de inmediato los trabajos previos para elaborar un completo plan de regeneración de O Xurés, el más extenso de los parques naturales de Galicia, sumando 30.000 hectáreas. Vázquez ofreció trabajar unidos y con la mayor celeridad posible enla recuperación de los valores naturales afectados por el fuego. 

Por último, la conselleira mostró su "máis contundente condena" ante la acción de los incendiarios.