Ourense

Una ourensana admite que mintió al denunciar que fue violada 20 veces

Ourense

TRIBUNALES

Una ourensana admite que mintió al denunciar que fue violada 20 veces

La acusada de denuncia falsa, que describió atroces agresiones sexuales, deberá indemnizar a las personas a las que acusó por los daños ocasionados

La vecina de Petín Carmen Justa P.R., de 36 años, acusó en 2015 a dos vecinos de Carballiño, un hombre y una mujer, de múltiples violaciones. Llegó a confesar en el cuartel de la Guardia Civil de O Barco que hasta en 20 ocasiones en un año la agredieron sexualmente un grupo de personas, entre las que estaban los denunciantes, en una casa abandonada de Carballeda de Valdeorras. La última, el 24 de septiembre de 2015, cuando salía de trabajar y se dirigía a su casa, en un camino de tierra en donde describió una inmobilización con una bufanda al cuello. .

Las escenas que describió eran especialmente atroces: violaciones anales, bucales, vaginales. Según esa versión, era obligada a practicar bondage, con trajes de cuero, máscaras y látigos. Y hasta describió agresiones con cigarrillos en las plantas de los pies y con otros objetos punzantes.

Carmen Justa involucró desde un principio a una vecina de Carballiño a la que, según confesó, conoció en la red social de citas Badoo cuando decidió abrir su relación de pareja a otras personas. Al principio, según su relato, mantuvo una relación con ella consentida, pero se negó a seguir cuando intentó que los actos sexuales fueran con más personas al mismo tiempo y declinar su oferta de dedicarse a la prostitución.

Esta denuncia, presentada a finales de septiembre de 2015, dio pie a diligencias penales en las que los dos carballiñeses se vieron incursos tras la correspondiente detención. Hasta que a finales de enero el caso se revolvió contra Carmen Justa P.R. El Juzgado de Instrucción 1 de O Barco, previa petición del fiscal, archivó el proceso contra los dos supuestos violadores porque habían sido acusados en falso. Habían sido víctimas de una invención maliciosa en toda regla. Según dijo, los había identificado por miedo a los verdaderos autores, aunque su testimonio no tuvo mucho crédito desde ese momento.

Llamó desde su teléfono

En el informe elaborado por la Policía Judicial sobre las llamadas, el número desde que el supuestamente la trama la amenazaba sino accedía a sus pretensiones resultó ser suyo.

El informe forense también acreditó que no presentaba lesiones a nivel genital, aunque si fueron apreciadas marcas en las piernas compatibles con objetos punzantes como clavos o alfileres. 

La inculpada compareció ayer en el Juzgado de lo Pena 2, en donde aceptó, n una sentencia  de conformidad, un año de prisión y una multa de 1.080 euros por un delito de denuncia falsa. Además, deberá indemnizar a las víctimas con 4.000 y 3.000 euros, respectivamente por todo el daños ocasionados.

 La mujer tuvo que recibir atención médica por ansiedad ante la impotencia de verse imputada en un delito que no cometió y su compañero fue víctima de repercusiones familiares y sociales muy negativas al verse investigado por un delito grave que el acarreó un importante desprestigio social. 

Más en Ourense