Ourense

Los ourensanos llenaron las calles del casco viejo en el Santo Entierro

Ourense

SEMANA SANTA

Los ourensanos llenaron las calles del casco viejo en el Santo Entierro

Procesión del Santo Entierro.
photo_cameraProcesión del Santo Entierro.

La Semana Santa vivió uno de sus actos centrales con el tradicional fervor, preludio de la Vigilia Pascual y la Resurrección

Los dos últimos días del Triduo Saco, viernes y sábado, se celebraron en Ourense con la devoción tradicional. Así, el obispo Lemos el Viernes Santo dijo en la Catedral: "A través del silencio y los gestos la Iglesia nos lleva a la Pascua", comentando la Pasión según San Juan que se leyó ese día. Lemos resaltó igualmente que el texto de la Pasión está lleno de dramatismo y también esperanza, porque "la cruz es parte fundamental de nuestras vidas". 

El obispo recordó también que el siglo XX ha sido uno de los siglos con más mártires, "por seguir a Cristo sigue persiguiéndose al cristianismo de forma especial, con agresiones e indiferencia". Lemos terminó diciendo que "hoy se admite cualquier género de religisosidad menos el cristianismo, cuando es así que la Cruz es trono de gloria y con tradición, contemplándola como los israelitas miraron a la serpiente vemos el triunfo de gloria y de luz". 

El mismo viernes se tuvo la Adoración de la Cruz y los fieles visitaron los distintos monumentos dedicados a la Eucaristía en los  templos ourensanos. 
Por la tarde, salió la procesión del Santo Entierro en la ciudad. Un acto que congregó a numerosos fieles desde la Catedral hasta la Praza Maior, en la que se cantó la salve como acto final de este día. 

Sábado Santo
El Sábado Santo comenzó para los fieles ourensanos con la célebre procesión de "Os Caladiños" o la Soledad, que recorre el casco antiguo desde la parroquia de la Santísima Trinidad hasta la Catedral, escenario de un Vía Crucis y un sermón; regresando después el cortejo procesional a la parroquia de origen. Como tradicionalmente ocurre, es este uno de los actos más numerosos de estos días.

En la tarde noche de ayer tuvo lugar la Vigilia Pascual en los diversos templos de la ciudad y del resto de las diócesis. Es esta la vigilia más importante de la Iglesia católica: un canto a la Resurrección, el Sepulcro Vacío y en definitiva el Aleluya Pascual. En esta ceremonia, se bendice el fuego, el agua y la luz, y se entronifica el cirio pascual encendido, símbolo de la Resurrección.  En la Catedral, presidió el obispo, con quien concelebraron miembros del cabildo y ayudaron como toda la semana los alumnos del Seminario Mayor. 

En el día de hoy se celebra otro de los momentos centrales de la Semana Santa, iniciado con la procesión de la imagen de Santa María Nai desde su templo hasta la Catedral. Tras la misa, y en el transcurso del retorno de la imagen, el tradicional "desplante" a la Corporación municipal.

Más en Ourense