La Región

EN LA CIUDAD

Ourense se apunta a la moda de las lavanderías autoservicio

En tres años han abierto ocho negocios de este tipo en la ciudad, con clientes de "todas las edades"

Uno de los establecimientos de lavandería de la cadena Oso Blanco, en la avenida de La Habana.
Uno de los establecimientos de lavandería de la cadena Oso Blanco, en la avenida de La Habana.
Ourense se apunta a la moda de las lavanderías autoservicio

Es posible que en los últimos meses haya visto abrir una lavandería autoservicio en su barrio. Ampliamente populares en Estados Unidos, el cine ha dejado muchas escenas en las que un cliente lee un libro mientras espera en una sala repleta de lavadoras a que su colada esté lista. En la actualidad, en Ourense hay abiertas ocho tiendas que ofrecen este servicio. The Laundry, en la avenida de Santiago, acaba de cumplir 3 años y fue la primera de Ourense. "Aquí comenzaron a dejarse ver en el 2016", detalla Alberto Collazo de la franquicia gallega Oso Blanco, que ya ha inaugurado dos tiendas en la ciudad. 

Lo que está claro es que "en comparación con otras ciudades españolas llegaron más tarde", afirma Nuria Álvarez, propietaria de Auga e Xabón. Alberto Collazo dice no tener "la respuesta al por qué". "Es cierto que la mentalidad española en este tipo de casos es diferente, pero poco a poco la gente está empezando a entrar en esta rutina de no tener tiempo", concreta Jaber L'sayid, de la Lavandería Autoservicio Lavalux, que tiene abiertas otras dos tiendas en Ourense. Elia Álvarez se decidió a abrir The Laundry como homenaje "a nuestras abuelas cuando, como amorosas lavanderas, contribuían al desarrollo de sus comunidades con su labor. La colada que ellas realizaban y compartían en aquellos locales generó siempre una base de civismo y progreso en Galicia".

No existe un perfil del cliente que demanda estos servicios. "Notamos que empiezan viniendo las amas o amos de casa, los hombres solteros y los jóvenes que comparten piso", enumera Alberto Collazo. "Con el tiempo acaba siendo un público de todas las edades", añade. "Viene desde el niño de 11 años que comienza a ayudar en casa hasta los mayores de 80", ejemplifica Nuria Alvarez. Pero eso sí, "existe un público más que suficiente", concluye Jaber L'sayid. 

El auge de estos negocios se debe, según sus propietarios, a ventajas como el ahorro de tiempo, un gasto inteligente en agua y electricidad y un buen servicio basado en la relación calidad-precio. 

Un motivo de peso para comenzar a usar la lavandería

Muchos comienzan a utilizar estos servicios por un tema de tamaño. "Traen edredones, colchas y tejidos que cogen mucho peso al lavarse y hacen que no se puedan usar las de casa", detalla Nuria Álvarez. Pero, "acaban viendo como un ahorro de tiempo y dinero el traer su colada completa", añade Alberto Collazo.