Ourense

El empleo resiste en Ourense pero sigue cayendo la tasa de ocupación

Ourense

El empleo resiste en Ourense pero sigue cayendo la tasa de ocupación

Ourense. 26/01/2021. Cierre de la hostelería en el último día de apertura de terrazas antes de las próximas restricciones por el aumento de casos de Covid-19 en la 3ª ola de la Pandemia.
Foto: Xesús Fariñas
photo_camera La estadística oficial no incluye personas afectadas por ERTE o cese de actividad de autónomos (XESÚS FARIÑAS).
La EPA contabiliza 13.000 parados en Ourense al finalizar el 2020 aunque no se incluyen los ERTE

En términos de empleo, Ourense salvó los muebles en el último trimestre del 2020. Al menos eso dice la estadística de la Encuesta de Población Activa (EPA) conocida este jueves y que deja en 13.000 el número de parados, lo que representa cierto nivel de recuperación del empleo en relación a finales de septiembre, cuando se contabilizaban 500 personas más sin trabajo. Por lo que respecta a las tasas, la evolución también es positiva ya que pasa del 10,5% al 10,3% —8,8% en hombres, 11,9% en mujeres—. 

Si la comparación se realiza sobre el cuarto trimestre del año pasado —por lo tanto antes de la pandemia— la cifra de desempleados es aún menor que entonces: 2.600 parados menos. Es decir, el efecto de destrucción del empleo asociado al covid no se percibe en toda su extensión, entre otras cosas porque aquellos trabajadores que están incluidos en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) no se incluyen como parados en la EPA.

En términos porcentuales, Ourense es la segunda provincia gallega con menor tasa de paro (10,3%), por detrás de Lugo, con un 8,3%. Peores registros anotan A Coruña y Pontevedra, con  un 11,6% y un 13,3%, respectivamente. 

Pese al conjunto de datos positivos, la provincia se contrapesa con sus clásicas debilidades como la población activa —personas en edad y en condiciones de trabajar— y la ocupación —las que están condiciones de hacerlo y lo hacen—. Las dos variables siguen a la baja: la población activa cayó en un trimestre desde las 129.200 personas a las 127.200, lo que se refleja en una tasa del 47,2% al finalizar el 2020, siete décimas menos que en septiembre. 

Como ocupados constan 114.000 ourensanos, frente a los 115.700 del trimestre anterior, con una caída de 1.700 personas en tres meses y una  tasa del 42,3%. Ahí la provincia cae al farolillo rojo de la comunidad porque la media de actividad está por debajo. En A Coruña es del 53%; en Lugo, del 52,1% y en Pontevedra, del 53,2%.

Perspectiva

Si los datos se aprecian con una perspectiva más amplia, la provincia acentúa sus puntos débiles con el paso del tiempo. En el 2010 la población activa sumaba 142.800 personas y diez años después se habían perdido 15.000 efectivos. La caída de ocupados en el mismo periodo fue de 16.500 personas, al pasar de 119.300 a 112.800.

Sectores

Por actividades, la EPA constata que las restricciones impuestas en la última parte del año pasado impiden la recuperación laboral plena en la mayoría de los sectores. El sector primario pierde cien puestos de trabajo en un trimestre, la industria se mantiene en 17.600 ocupados y el comercio y la hostelería repuntaron levemente con la campaña navideña, con 17.800 y 8.900 ocupaciones, respectivamente. Era el momento en el que se había permitido celebrar al menos una Navidad de mínimos.

La EPA aprecia un descenso significativo en el número de hogares en los que todos sus miembros están en el paro: 4.600 al finalizar el 2020, confirmando una caída ya percibida a finales del 2019, con 7.300 y en el tercer trimestre del 2020, con 6.700. Es más, la EPA confirma que no se produce una situación semejante en Ourense desde hace once años. 

Patronal y sindicatos difieren de las cifras registradas en Galicia

El número de parados disminuyó en Galicia en 3.200 personas en el cuarto trimestre de 2020, lo que supuso una bajada del paro del 2,16 % interanual y situó a la comunidad como una de las tres únicas que redujeron el paro, tras Extremadura y Murcia. En el cuarto trimestre de 2020 en Galicia había 142.600 desempleados, 3.200 menos que en el cuarto trimestre de 2019.

Las cifras han suscitado diferentes reacciones. La Confederación de Empresarios de Galicia (CEG) celebra la reducción del paro en un 2,16 %. Eso sí, la patronal lamenta la destrucción de 15.000 empleos durante el pasado año a causa de la pandemia y muestra su preocupación máxime si se tiene en cuenta que los afectados por un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) no cuentan como parados, sino como ocupados, y pueden llegar a engrosar la lista de futuros desempleados, señala en un comunicado.

Desde el punto de vista sindical, Comisiones Obreras en Ourense subraya que los datos de empleo "constatan o estancamento do noso mercado laboral". Estima que "o desemprego mantense, na práctica, nas mesas cifras do trimestre anterior". UGT Galicia achaca la bajada del paro a las personas que "no pudieron cumplir con las condiciones de búsqueda de trabajo que la definición de paro de la EPA determina para que sean considerados parados". La CIG avisa de que los datos "confirman a profundidade da crise" tras las políticas "erráticas e inxustas" en la gestión de la crisis. 

España pierde 527.000 empleos y registra su peor dato desde el año 2012

El mercado laboral en el conjunto de España notó los estragos del covid en 2020 al registrar una subida del paro de 527.900 personas, lo que supone un 16,5% más que en 2019, y un retroceso de la ocupación de 622.600 trabajadores (-3,1%), reflejando en ambos casos los peores datos anuales de la EPA desde el año 2012.

La subida del paro en el pasado año pone fin a una racha de siete años de descensos. En el caso de la ocupación, llevaba seis años creciendo, desde 2014, pero el dato de 2013 (-204.200 puestos de trabajo) es mejor que el experimentado en el año del Covid.

La tasa de paro se situó al finalizar 2020 en el 16,13%, porcentaje más de dos puntos superior al de 2019 y el más elevado en un cierre de año desde 2017, cuando se situó en el 16,55%.

DESEMPLEADOS

Por su parte, el número total de desempleados en toda España cerró el ejercicio en 3.719.800 personas y el de ocupados, en 19.344.300, su cifra más elevada desde el primer trimestre del año pasado.  

A estas cifras se llegó después de que en el cuarto trimestre de 2020 el paro bajara en 3.100 personas (-0,08%), su peor registro desde 2017, y la ocupación aumentara en 167.400 personas (+0,87%), su mayor crecimiento en un cuarto trimestre desde 2004 pese a la segunda y tercera ola de la pandemia. 

Más en Ourense