DÍA INTERNACIONAL DE LOS MUSEOS

Ourense es la ciudad de España con menos oferta de museos: tan sólo uno

Soria, Ferrol o Guadalajara cuentan con más museos abiertos que la otrora “Atenas de Galicia”, que solo dispone del Catedralicio

Este sábado se celebra el Día Internacional de los Museos con programaciones en todas las urbes españolas… menos en Ourense.  A la capacidad de los museos para dar prestigio a una ciudad y atraer visitantes, habría que sumar “el impacto económico de estas instituciones en la economía local, a modo de reactivadores”, señala el estudio “Análisis económico para entender los museos y sus misiones”, de la investigadora Victoria Ateca para la Biblioteca Nacional de España. Según el Directorio de Museos y Colecciones de España del Ministerio de Cultura, la ciudad cuenta con tres museos: el Municipal, el Arqueolóxico y el Catedralicio. Los dos primeros están cerrados y el tercero se circunscribe a un ámbito concreto: la Catedral. Aunque es cierto que otras cuatro ciudades se sitúan junto a Ourense en la cola de esta clasificación con solo un museo activo -Cádiz, Huelva, Logroño y Pontevedra-, en todos los casos son recintos de mayor amplitud que el Catedralicio ourensano: Logroño cuenta con el Museo de La Rioja, Pontevedra acoge el Museo Provincial, y tanto el de Cádiz como el de Huelva, ambos Bien de Interés Cultural, son en realidad tres en uno: Arqueología, Bellas Artes y Etnografía. La oferta ourensana, hoy por hoy, es la más reducida de España.

La lista la lidera Madrid, con 63 museos, seguido de Valencia, que cuenta con 24, y completa el podio Barcelona, con 19. Cabe destacar que, según los datos del Gobierno, seis de las 50 capitales de provincia cuentan con al menos diez museos: a las tres ciudades antes mencionadas se unen Zaragoza, Palma de Mallorca y Granada. En cuanto a las siete ciudades gallegas, Santiago es la que cuenta con mayor cantidad de museos con diez, le sigue A Coruña con siete, Vigo ocupa el tercer puesto con tres y la cuarta posición la comparten Lugo y Ferrol con dos. 

Situación de los museos

El Museo Municipal de Ourense, que está ubicado en la calle Lepanto, cerró sus puertas en 2021 por decisión del Concello, pese a las manifestaciones de los artistas. Es habitual que los turistas pregunten por este espacio, que recibía 20.000 visitas anuales. El alcalde la ciudad, Gonzalo Pérez Jácome, valoró en enero de 2022 la opción de poner en marcha en ese espacio un Museo del Vino. Más de dos años después de aquella propuesta, en el último pleno, el regidor volvió a insistir en la misma idea, aunque no dio ninguna fecha concreta. “Tendrá también, obviamente, para comer, beber y pinchar”, aseguró ante la incredulidad de la oposición. 

El Museo Arqueolóxico, uno de los espacios culturales más emblemáticos, lleva cerrado desde 2002. La última previsión aportada por el Ejecutivo central, realizada el pasado mes de octubre, es que estará listo a finales de este año. Difícil de creer porque a continuación el delegado del Gobierno, Pedro Blanco, señaló que la obra estaba “al 30%”. Por el momento, los amantes de la cultura tendrán que conformarse con una escogida muestra escultórica del museo al lado del Claustro de San Francisco.

De los tres museos que recoge en la ciudad el Ministerio de Cultura, el único que se encuentra abierto es el Catedralicio. El recinto alberga una de las colecciones de arte más significativas de la comunidad. Además de una muestra de atuendos y objetos litúrgicos, destaca especialmente la presencia del Misal Auriense, el que hasta ahora es el primer libro conocido impreso en Galicia.

Nuevas ideas

Ourense cuenta con una gran riqueza cultural que se podría plasmar más específicamente en forma de museo. Hace unos años hubo una propuesta de crear en la ciudad el Museo da Roda de Afiar. “Somos terra da chispa y de afiladores, tenemos una colección de ruedas de afilar increíble y sería bueno tenerlo aquí”, indica la guía turística Rosa Dorado. “Yo apostaría por él porque afiladores son los de Ourense y sería único en Galicia, no solo hablando de las ruedas de afilar, sino también de las costumbres o el tipo de vida que llevaban. Se puede hacer un museo extraordinario, es una temática que emociona a la gente que viene de fuera porque se acuerda de cuando pasaba el afilador”, añade. Las posibilidades, en este sentido, son mayúsculas: el vino -existen cuatro denominaciones en la provincia-, el agua de la provincia termal, el pan, el pulpo, el Entroido...

Te puede interesar