Ourense

El “Ourense vaciado" reclama más servicios y la reducción de burocracia

Ourense

DEMOGRAFÍA - OURENSE

El “Ourense vaciado" reclama más servicios y la reducción de burocracia

Los alcaldes del rural confían en que la movilización del domingo suponga un punto de inflexión en el reto demográfico

La revuelta de la "España vaciada", en ebullición tras la histórica manifestación del domingo en Madrid, no ha pasado desapercibida entre los representantes de ese "Ourense vaciado" que sufre en sus carnes la pérdida de población desde hace décadas, mientras que los vecinos que permanecen tienen una edad media cada vez más elevada.

En este sentido, alcaldes de concellos del rural ourensano están convencidos de que la conciencia adquirida por la movilización de la sociedad civil, unido a que la despoblación haya pasado a ser uno de los ejes de las inminentes campañas electorales, debe ser un punto de inflexión en la pelea por fijar población lejos de los núcleos urbanos.

Así, los gobernantes municipales recuerdan la necesidad de tejer una cooperación entre administraciones, con reivindicaciones como la eliminación de la excesiva burocratización que soportan aquellos ciudadanos interesados en promover rehabilitaciones o negocios, servicios básicos como conexión a internet y transporte o incentivos fiscales.


Diferencias


"Teño moita envidia de Portugal, onde a burocracia é moito máis áxil, o que dá moitas posibilidades. Penso que por aí temos unha vía e debería cambiar a situación", reflexiona el alcalde de Ramirás, Juan Carlos Rodríguez, que lanza un mensaje con el que coinciden todos sus "colegas" en las alcaldías, la necesidad de que los pequeños concellos sean correspondidos por el resto de administraciones: "Precisamos máis investimentos, tanto no aspecto económico como técnico".

El regidor de Lobeira, Antonio Iglesias, apunta en este sentido que "por nosotros mismos no podemos hacer nada en el tema que más nos preocupa, el de fijar población y ofrecer empleo". Ve, por tanto, posibilidades de aprovechar esta ola de compromiso en la lucha contra la despoblación "si hay voluntad y remamos todos juntos", poniendo el foco en cuestiones como la necesidad de una conexión a internet adecuada, "ya que en las zonas con orografía complicada es un problema fuerte".

En la comarca de Verín, el alcalde de Castrelo do Val, Vicente Gómez, confía en que la sensibilización generada en el reto demográfico "sexa un punto de inflexión para todos, xa que o problema non é exclusivo de Ourense". El veterano regidor apunta a que su municipio "non sufre tanto o problema na capitalidade, porque os servizos se prestan, pero no resto de núcleos si que baixa". Gómez apunta a "unha excesiva burocracia para rehabilitar que non se pon nas cidades que fai que a xente se acabe cansando".

También es una prioridad el problema demográfico para Rairiz de Veiga, donde su alcaldesa, Asunción Morgade, explica que "xa o incluimos no programa electoral como prioridade", indicando que "ningún partido ten aínda unha receta". Con todo, pone como ejemplo servicios "que prestamos cos nosos propios fondos como o autobús entre os pobos e a capitalidade do concello, algo do que non pdemos prescindir". Morgade asegura también que "buscamos dar todas as facilidades pese a toda a burocracia que hai".


Optimismo


La regidora de A Bola, Teresa Barge, pone el foco en la oportunidad que se abre con la puerta abierta por la Unión Europea a que los criterios demográficos pesen en el reparto de fondos. Aplaude, en este sentido, "a xestión dos presidentes provinciais e autonómico, que son abanderados na posta en marcha desas medidas".

Barge señala la llegada del AVE como un "revulsivo a ter en conta", recordando que la construcción de la autovía Ourense-Celanova "fíxonos moito ben", lo que para ella es un ejemplo de la necesidad de infrastructuras modernas para hacer accesible la vida en el rural.

Mientras, desde Parada de Sil, Yolanda Jácome entiende que el futuro del rural, "donde la calidad de vida es mucho mayor y es algo que tenemos que hacer ver", pasa por potenciar sectores como el turismo o los servicios sociales, así como impulsar políticas de rehabilitación, "como ya hicimos desde el Concello, adquiriendo unas viviendas abandonadas para ponerlas a disposición". Jácome reconoce, no obstante, "que estamos ante un reto nada fácil, pero por el que lucharemos todos".