La Región

REPORTAJE - OURENSE

“En Ourense vestíase moi ben"

Almacenes Augusto es un "bicho raro": junto con otro negocio similar en Barcelona, son los dos únicos almacenes al por mayor de confección de trajes en España. Su dueño, un sastre de 76 años: "Eu non sei facer outra cousa".

Augusto Fernández posa en el interior de la nave de Almacenes Augusto, de mil metros cuadrados (MARTIÑO PINAL).
Augusto Fernández posa en el interior de la nave de Almacenes Augusto, de mil metros cuadrados (MARTIÑO PINAL).
“En Ourense vestíase moi ben"

El martes pasado, Augusto Fernández cumplió 76 años. De ellos, lleva 53 dedicados a la confección, un mundo que "xa non é o que era", pero el suyo: "Estamos aquí porque levamos toda a vida e porque non sei facer outra cousa". PAugusto Fernández posa en el interior de la nave de Almacenes Augusto, de mil metros cuadrados.or eso sigue al frente de Almacenes Augusto, una nave de 1.000 metros cuadrados situada en la calle Desengaño de la ciudad, y donde atiende a los que, como él, valoran un producto "de calidade". 

"Establecinme cunha sastrería, despois abrimos un almacén de pañería e confección, despois pasamos á fabricación e despois a poñer tendas en varios sitios de Galicia", explica Augusto Fernández. De las catorce tiendas iniciales, "Galicia moda", hoy en día quedan siete, tal y como explica el dueño con cierta resignación. "O oficio cambiou moito, é moi complicado tanto vender como conseguir as cousas, xa non quedan fábricas que nos surtan, España perdeu moitísimo textil", asegura. Los culpables, según explica, los países asiáticos que han entrado en el mercado con precios muy bajos: "Producen por dúas cadelas, chegan aquí e non teñen aranceis, debíanos ter. Así arruinaron a moita xente que vivía disto e que xa non pode". Además, reflexiona sobre el cambio en los hábitos de vestimenta: "Eu recordo cando había moita máis miseria que agora e en cambio chegaba unha festa e todo Dios se vestía, facía un traxe, todo Dios tiña como meta ir ben vestido. Augusto Fernández posa en el interior de la nave de Almacenes Augusto, de mil metros cuadrados.En Ourense vestíase moi ben, na Coruña ou en Lugo, pero agora...". Ahora, ve las nuevas modas, de pantalones rotos y desteñidos, y se pregunta por qué la gente decide pagar por prendas deterioradas. "É unha época ao revés", resuelve.


De Celanova a Madrid


Augusto Fernández se decantó por la sastrería a una edad muy temprana, a los 12 años. La decisión, "moi sinxela": "Cando naces nunha aldea na que a maioría eramos pobres, ou traballabas nas terras por unha misera ou buscabas outro horizonte, aínda que fóra con traballo e esforzo dos pais". Aunque quiso meterse a cura, sus padres no pudieron financiar su carrera sacerdotal, así que Fernández empAugusto Fernández posa en el interior de la nave de Almacenes Augusto, de mil metros cuadrados.ezó a trabajar con un vecino de una aldea cercana que era sastre. "Mudeime a Celanova, despois a Ourense, logo a Madrid, onde estiven varios anos, e xa volvín para Ourense", relata. A la vuelta, inició su propia empresa, un "pequeno imperio" del que está muy orgulloso. "Dentro dos golpes que deu a vida nisto, aínda estamos aquí, un disfruta do que fai e tamén está satisfeito do que conseguiu, do que ten", asegura. 

Fernández asegura que aguanta a pesar de las dificultades del negocio "porque quero", y también "porque eu isto fundeino e quérolle coma aos fillos".