Ourense

Los párrocos ourensanos vacían los cepillos para evitar robos

Ourense

SUCESO | OURENSE

Los párrocos ourensanos vacían los cepillos para evitar robos

Los ladrones causaron daños por valor de 14.000 euros en iglesias en un año

Los robos registrados en la capilla de San Benito de Marañao  y la iglesia de San Facundo, ambas en el municipio de San Cristovo de Cea, volvieron a encender la alarma en el Obispado y no por el valor del botín, unos 150 euros y un cáliz, sino por los destrozos que ocasionaron los delincuentes para acceder al templo. "En los templos no hay dinero, la preocupación es por el daño que hacen, destrozan las puertas, cerraduras y ventanas", apuntó el delegado diocesano de Patrimonio, Miguel Ángel González.

En el Obispado de Ourense no aciertan en las medidas para impedir los asaltos, que solamente en el último obligaron a realizar un desembolso de más de 14.000 euros para la reparación de los desperfectos que ocasionaron los delincuentes a la hora de ejecutar robos en templos de Esgos, Trasmiras, Xinzo, Sandiás, Porqueira, Barbadás, Lobeira, Asunción, Santa Teresita y Santa Eufemia (estas tres últimas en la ciudad), Bande y Beariz  . "En los cepillos que puede haber tres euros en céntimos. Por eso es necesario causar tanto destrozo", lamenta  el delegado diocesano de Patrimonio.

Aún así, a los distintos párrocos se le dieron instrucciones para que vacíen los cepillos y lampadarios, que los delincuentes sepan que no hay dinero en el interior de los templos. También se recomienda no dejar dinero procedente de donativos o oficios religiosos en armarios o oficinas de la parroquia.

La medida se pone en marcha después de que la mayoría de los templos fueran dotados de sistemas de alarma, cuyos costes están siendo sufragados por las distintas parroquias.

En el Obispado recuerdan que buena parte de los templos en el medio rural están alejados de los lugares de población y es muy difícil vigilar a los delincuentes, máxime cuando la mayor parte de los vecinos son personas mayores.

La Guardia Civil atribuye los robos a delincuentes habituales, que buscan dinero rápido para adquirir alcohol o sustancias estupefacientes. Los agentes realizaron una inspección en los dos templos de San Cristovo de Cea y no descartan que se trate de los mismos delincuentes que robaron limosnas en el resto de templos.