Ourense

Pista trampa en Os Remedios

Ourense

INSTALACIONES

Pista trampa en Os Remedios

XESÚS FARIÑAS

Las rampas de deportes urbanos de Os Remedios no están en su mejor momento y los usuarios lo notan. Un niño se llevó el miércoles un buen mamporro al meter la rueda de su "scooter" en un surco, y acabó con un tajo en la pierna 

No es un hecho aislado, a juzgar por lo que dicen usuarios habituales. El estado de las pistas para deportes urbanos en el Pabellón de Os Remedios deja mucho que desear y son una "auténtica trampa" para los que se están iniciando en modalidades de skate, bike o scooter, según confiesa David Pérez, uno de los habituales. Si no que se lo digan a un niño de 12 años, A.D., que con apenas unos meses de práctica, se abrió una herida en la pierna con afección muscular el pasado miércoles. La caída que sufrió le ha supuesto un mes y medio de baja deportiva. Su madre ha puesto el grito en el cielo, debido al "abandono total e absoluto" de las pistas de skate, al que culpa del terrible porrazo que se llevó su hijo.

Pasaban las 20,00 horas, y el chaval jugaba plácidamente con su scooter acompañado de varios usuarios. La "mala suerte" hizo que las finas ruedas se trabaran en uno de los huecos que deja libre la deficiente sujeción de los tablones y acabase volando por los aires. Gracias a los que estaban allí y a un monitor del pabellón de Os Remedios, se pudo atajar la situación con un torniquete, antes de que fuese trasladado en ambulancia. Eso, sí, el susto y los 40 puntos no se los va a quitar nadie.

Sin tornillos

Los huecos entre los tablones por los que se deslizan los usuarios de deporte urbano son visibles a primera vista. Parte de las tablas carecen de los preceptivos tornillos, lo que provoca que se encuentren a niveles diferentes. A eso, hay que añadir el estado de podredumbre de parte de los elementos de madera, que impiden que la superficie por donde se deslizan skaters o bikers esté firme.

La madre del niño accidentado, B.N., que no quiere identificarse, porque "non son a protagonista", se plantea si denunciar ahora al Concello por el estado de las instalaciones. Incide en que no quiere dinero. "Se me dan diñeiro, querería que se utilizase para arranxar as pistas", afirma. La noche del miércoles fue dura para ella, ya que casi le da un bajón de tensión al ver la pierna ensangrentada de su hijo.

Para David Pérez, la causa de la caída es indudable, porque, además, "é algo habitual". Dice que "foi culpa da infraestrutura, porque subiu por unha rampa con ocos e trabou a roda".

Queda por dilucidar qué elemento causó la profundidad de la herida, que llegó a alcanzarle al rapaz la masa muscular. "Non sabemos se fixo a ferida cunha chapa ou coa propia scooter", señala. La madre apunta a las chapas de metal. "Moitas delas levántanse á mínima", dice. Es fácilmente corroborable, habida cuenta de que la mitad de ellas carecen de tornillos.

La pista es una "trampa" para los novatos, dice Pérez. "Todos os días marcha xente sangrando, e non é porque sexa un deporte de risco, porque o fútbol tamén o é, senón porque non se coida o suficiente", dice otro de los habituales. Están acostumbrados que los tablones de las rampas se estropeen . "Veñen os operarios cada dous por tres e poñen parches, pero non solucións", se queja Pérez.

Uso agresivo y vandalismo

Desde la gerencia del Consello Municipal de Deportes, Mario González reconoce que el grado de deterioro es "muy grande", por lo que no descarta que la caída pueda producirse por alguna deficiencia. "Estos deportes tienen un uso agresivo que provocan un desgaste rápido en el equipamiento, aunque los tablones de madera se cambiaron hace menos de un año", dice.

Al estar al aire libre y ser de libre acceso, el mantenimiento se hace complicado. "Hay usuarios que mueven las rampas de sitio y hay actos vandálicos que favorecen la aparición de holguras", añade.

El concejal de Deportes, Mario Guede, defiende que se hace un mantenimiento "regular", como lo demuestra el hecho de que "en el momento de la caída, un operario estaba limpiando la zona". Dice que las rampas están homologadas, aunque son deportes en los que "siempre hay riesgo".