Ourense

El plan antiincendios ocupará a 1.700 efectivos en la provincia

Ourense

Lucha contra los incendios

El plan antiincendios ocupará a 1.700 efectivos en la provincia

Dos brigadistas apagan un fuego que se declaró hace un año en un monte de Carballiño. (FOTO: ÓSCAR PINAL)
photo_cameraDos brigadistas apagan un fuego que se declaró hace un año en un monte de Carballiño. (FOTO: ÓSCAR PINAL)
Las parroquias gallegas con más fuegos caen de 71 a 28 y de estas casi la  mitad son ourensanas

El dispositivo de lucha contra los incendios forestales durante este verano ya está perfilado. Lo integrarán un total de 7.000 hombres, de los que 1.700 estarán asignados a la provincia de Ourense, prácticamente los mismos que en la campaña del año pasado.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, desgranó ayer detalles del dispositivo, que en esta ocasión tendrá que desplegarse en los montes gallegos extremando las medidas seguridad para evitar contagios de coronavirus. Además de los recursos humanos, 28 aeronaves -dos más que el verano pasado- estarán disponibles para hacer frente a las llamas. De ellas, según el presidente del Ejecutivo gallego, 11 son de la comunidad autónoma y 17 de la Administración central. También fueron adquiridas 11 coches motobombas.

El personal también contará con GPS, cartografía y planos para localizar y combatir el fuego a la mayor brevedad posibles. Los trabajadores también dispondrán de imágenes vía satélite sobre la localización y evolución del incendio.

Pero habrá más medios tecnológicos, dado que como en años anteriores se utilizaran cámaras de vigilancia y drones para alertar de un posible incendio e identificar a los presuntos autores.

La campaña de máximo riesgo se prolongará hasta el próximo mes de octubre. Medio Rural amplió  de cinco a seis meses el contrato a los trabajadores.

Limpieza de fincas y solares

El departamento que dirige el ourensano José González autoriza desde ayer, según recogía el Diario Oficial de Galicia, la limpieza de maleza en montes, fincas rústicas y urbanas con el objetivo de gestionar la biomasa. Los requisitos para conceder los permisos fueron consensuados con los responsables del Centro de Coordinación Operativa de emergencia sanitaria, que también activo la obligatoriedad que tienen los titulares de parcelas de mantener limpia una franja de seguridad establecida en 50 metros cuando el terreno está cerca de núcleos habitados.

Este medida, que tiene como objetivo que las llamas afecten a bienes de particulares, es obligatoria desde dos años -los afectados  son multados en caso de ignorar la limpieza- ante los sucesivos avisos, tanto de la Fiscalía como de las fuerzas de seguridad, de que los incendios se registran cada verano más cerca de las viviendas. Y hay pueblos que no registran solo un incendio, contabilizan varios durante la época de máximo riesgo.

Alberto Núñez Feijóo hizo referencia ayer a las parroquias gallegas con más incendios, cuyo número registró un notable descenso, paso de las 71 que había en el año 2019 a 28 durante esta primavera y casi la mitad son ourensanas. Durante el estado de alarma se registraron fuegos en A Baixa Limia, A Mezquita, O Ribeiro, Valdeorras y el Macizo Central.