Ourense

Un “plan pive" residencial como el de los vehículos

Ourense

Inversión

Un “plan pive" residencial como el de los vehículos

Edificios en el Casco Viejo.
photo_cameraEdificios en el Casco Viejo.
El Instituto Galego da Vivenda e Solo certifica que desde el año 2000 se rehabilitaron en Galicia 289 edificios, pero solo 45 se localizan en la provincia de Ourense,

Pese a la voluntad del capital privado, la mayoría de las actuaciones no se pueden hacer si no hay un programa de ayudas públicas. La Xunta cuenta con programas específicos como el Rexurbe para facilitar la intervención en los cascos históricos. Según el Observatorio da Vivenda de Galicia, Ourense es una de las ciudades beneficiadas "para a cnstrucción de edificios de vivendas ou para a súa rehabilitación". El Concello también tiene en marcha diferentes programas para impulsar la rehabilitación.

Sin embargo la evolución es lenta. El Instituto Galego da Vivenda e Solo certifica que desde el año 2000 se rehabilitaron en Galicia 289 edificios, pero solo 45 se localizan en la provincia de Ourense, de los cuales 30 están en la ciudad, muy por debajo de los 92 de Lugo o los 79 de Pontevedra, incluso detrás de los 35 de Mondoñedo.

Rafael Castro, presidente del Colegio de Arquitectos de Ourense, es partidario de que haya ayudas a las reformas. "Es fundamental", dice. Cree que "si hay un Plan Pive para los coches también debería haberlo para la rehabilitación de edificios" porque, como detalla, "los inmuebles son los mayores contaminantes del planeta", sobre todo por culpa de calderas de calefacción antiguas o sistemas de refrigeración que se han quedado obsoletos.

Santiago Ferreiro, presidente de los constructores razona que "quizá sería interesante acompañar a las ayudas vigentes con deducciones fiscales en los tramos estatal y autonómico del IRPF para las obras de rehabilitación".


Medidas positivas


Ferreiro cree que el escenario normativo actual favorece que se recupere parte de los inmuebles degradados. Indica que los últimos cambios legislativos introducidos por la ley de rehabilitación, regeneración y renovación urbana de Galicia, que permiten la utilización conjunta de portales hasta un máximo de tres edificios o la unión de locales de negocio en plantas bajas de varias edificaciones "nos parecen muy positivos, pueden animar a muchos propietarios a actuar en sus propiedades". Y reconoce: "Estamos hablando de inmuebles que son generalmente de fachadas estrechas que dificultan enormemente el desarrollo en un único edificio".

En cuanto a las ventas de este tipo de propiedades, el mercado no está muy dinámico. Sin embargo, sí es cierto que la vivienda de segunda mano es la que más se vende. Hasta 31 de agosto se habían transmitido en Ourense 316 viviendas nuevas y 835 usadas. En todo el año pasado fueron 445 nuevas y 1.331 usadas.


Los precios


Manuel Calviño, de la agencia inmobiliaria Fincas Maya reconoce que hay una bolsa importante de viviendas que salen al mercado "sobre todo en el centro y en el semicentro pero que en su mayoría requieren una reforma". Forman parte de construcciones que superan los 35 o 40 años de edad "y que salen al mercado tal cual están", dice Calviño. En buena parte proceden de herencias y por lo que se refiere a las operaciones que se hacen indica que "lo que se vende es a base de ajustar el precio, bajando bastante desde el momento en el que se ponen a la venta".

Este tipo de propiedades suelen ser bien vistas por inversores que adquieren una propiedad para reformar posteriormente y ponerla a continuación en el mercado del alquiler. Los arrendamientos suplen la falta de rentabilidad de los depósitos en las cuentas bancarias o en determinados productos financieros.