La Región

INDUSTRIA

Los polígonos de la provincia tienen aún 270.092 metros cuadrados libres

La competencia de El Bierzo y Portugal, con un precio de suelo más barato, lastra la ocupación de los parques ourensanos

Los polígonos de la provincia tienen aún 270.092 metros cuadrados libres

Los polígonos urbanizados de la provincia de Ourense acumulan un stock de 101 parcelas libres y  270.092 metros cuadrados de superficie pendiente de empresas que les den uso. En este sentido destaca el caso del Parque Empresarial de O Barco, que tiene dos parcelas libres de su primera fase (1.220 metros cuadrados) y 23 parcelas vacías en su segunda fase (61.893 metros cuadrados). En el caso valdeorrés, la fuerte competencia de precios que le hace el vecino polígono industrial de el Bierzo es una losa demasiado pesada. Hay que recordar que el precio medio del metro cuadrado en ese polígono leonés está entre los 15 y los 25 euros -muy parecido al precio medio del metro cuadrado en el norte de Portugal, según datos de la Federación Galega de Empresas Inmobiliarias (Fegein)-, cuando el coste medio del metro cuadrado en polígonos urbanizados en la provincia de Ourense se sitúa en una horquilla entre los 85 y 90 euros.


Junto al de O Barco, el Polígono de Vilamarín tiene 21 parcelas vacías (32.683 metros cuadrados); el de Carballiño tiene una libre en su primera fase (4.600 metros cuadrados) y seis en la segunda fase (25.203 metros cuadrados); el de Celanova cuenta con dos parcelas sin uso (3.418 metros cuadrados); en el de Pereiro, hay 26 parcelas libres (32.689 metros cuadrados); en Ribadavia, cinco (7.481 metros cuadrados); en San Cibrao tres parcelas libres (44.767 metros cuadrados) y en el Polígono de Xinzo cuatro parcelas por cubrir, con 4.124 metros cuadrados.


A esto hay que añadir los casi dos millones de metros cuadrados  repartidos en los parques empresariales en desarrollo, entre ellos el de Val da Rabeda, calificado por Benito Iglesias, presidente de los inmobiliarios gallegos, como "despropósito constatable por ser una zona atravesada por dos líneas de alta tensión, por la existencia de yacimientos arqueológicos y porque, después de haber hecho esa fuerte inversión, ahora no hay un euro para urbanizar dicho total".


Benito Iglesias considera que la solución a la gran cantidad de suelo industrial vacío de la provincia "pasa por  la especialización de los parques empresariales, lo que permite aprovechar sinergias entre empresas de un mismo ámbito de producción, generándose ventajas en materia de logística".


En cuanto al tema precios, Iglesias afirma que "el precio del suelo industrial de Ourense no es competitivo en comparación con otras zonas de Galicia, norte de Portugal o resto de España" y propone  aplicar a esas parcelas "un descuento de un 75% sobre el precio al que se está ofreciendo, con cinco años de carencia y financiando el importe restante la propia administración, a través del Igape, con interés cero a cambio de la creación de empleos en el ámbito local o provincial". Esta propuesta está centrada en el suelo industrial público, que recuerda el presidente de los inmobiliarios gallegos "es de todos" y que "lo prioritario en estos momentos es facilitar y agilizar, y no aplicar políticas obstruccionistas y caducas".

Nuevas fórmulas


Igualmente considera Iglesias que "si queremos evitar la deslocalización de nuestras pymes, abaratar el precio y apostar por el alquiler con opción a compra para suelo industrial y naves industriales es fundamental e imprescindible".


A nivel gallego, la Xunta tiene en este momento 2,8 millones de metros cuadrados de suelo industrial en polígonos urbanizados a la venta en las cuatro provincias (incluida Ourense); se trata de 961 parcelas vacías, repartidas en 50 parques industriales de toda Galicia.