La Región

CRÓNICA ELECTORAL

Primeras veces y un cristal roto

La ciudad vivió una jornada sin incidentes. En Taboadela tocó suspender un partido por obligaciones electorales,  en Xinzo una monja pidió comodidad y en Verín, la sede de Vox amaneció con la cristalera rota. 

Café en la jornada electoral, en Esgos. (FOTO: JOSÉ PAZ)
Café en la jornada electoral, en Esgos. (FOTO: JOSÉ PAZ)
Primeras veces y un cristal roto

La ciudad vivió la jornada electoral sin grandes incidentes. Algún que otro robo de bolígrafos en las cabinas, falta puntual de papeletas y mucha paciencia por las largas colas en algún colegio con los que se liaron entre el apellido y la calle de su domicilio para ponerse a la fila. Hay que viajar a Verín para el suceso de la jornada, que se produjo antes de que abrieran los colegios. A las 04,25 horas, el candidato de Vox a la alcaldía verinense, Domingo Otero, se encontró la cristalera de la sede del partido rota. Aparte de denunciar los hechos a la Guardia Civil, se quedó toda la noche velando la base.

En Taboadela se suspendió el partido que enfrentaba a los locales con el A Bola, por obligaciones electorales de varios visitantes –les tocaba mesa–. La tensión se vivió en A Rúa. En la mesa 4 hubo lío entre interventores. El del PP amenazó con impugnar los resultados si se admitía al del PSOE. Este último llegó después de constituirse la mesa, aunque según el PSOE, esto no es así. Así que presentaron una reclamación a la junta electoral.

Con más calma se toma la vida la hermana María Rosa. Esta monja pedía una silla en su colegio electoral de Xinzo para votar "más cómoda". También se sentaron los vecinos de Os Blancos, pero en la barra del bar. Allí, el local social de Pexeiros se convirtió en colegio electoral. Así que, entre votación y votación, café y seguimiento de la participación en la tele. Con debate incluido en el menú. "O ano que vén, pulpeira e uns bocadillos", dicen.


Voto en familia


Las estampas de familias acudiendo juntas a votar también protagonizaron la jornada. Los Gómez-Franqueira fueron una de estas familias.Enrique Gómez Franqueira, Manuel Gómez Franqueira, Valentina Gómez Franqueira, Miguel Gómez Franqueira, María Concepción Fernández Otero y Manuel Gómez, acompañados por los pequeños de la familia, ejercieron su derecho a voto en el colegio de la Tesorería de la Seguridad Social. Allí coincidieron en la mesa con otro conocido. Al exgerente del CHUO, Dionisio López Bellido, le tocó currar en la mesa electoral.

Otros que compartieron cola en el colegio pero no llegaron juntos fueron el alcalde de Xinzo, Manuel Cabas, y el portavoz del grupo de la oposición (Xinzo Adiante), Manuel Pérez Campos.

Los políticos también se llevaron el selfie ejerciendo el derecho a voto. Manuel Baltar madrugó en Esgos, donde saludó a los integrantes de la mesa electoral. Mostró su ilusión porque "sexa unha xornada moi participativa" y una "preparación" para las elecciones locales.

El alcalde, Jesús Vázquez, hizo lo propio en el Campus. Allí también votó Inés Iglesias, la candidata de Ciudadanos al Congreso.Marina Ortega, del PSOE, votó Carballiño. Iago Tabarés, del BNG, en el centro de salud Valle Inclán. Ana Vázquez, del PP, lo hizo en Bande. Iván Olmos, de En Marea, en Rebordechá (Xinzo). Pero no hubo imagen más tierna e histórica que la de las primeras veces. La de personas con discapacidad intelectual que acudían a las urnas a ejercer su derecho en los colegios ourensanos.