Ourense

Protesta en las calles de A Rúa contra el traslado de Iberdrola

Ourense

Protesta en las calles de A Rúa contra el traslado de Iberdrola

Vecinos y políticos se unieron frente a la deslocalización del Centro de Operaciones de Cuenca

Las críticas contra Iberdrola, que desde hace meses se escuchan en A Rúa por la deslocalización del Centro de Operación de Cuenca del Sil, se trasladaron ayer a la calle y cortaron el tráfico ante el edificio que acoge la sede de la eléctrica durante una hora aproximadamente. La protesta, convocada por la central sindical CIG, movilizó un importante número de personas, a pesar de las restricciones a la movilidad por el covid-19, incluidas representaciones de los grupos municipales del BNG y PSdeG-PSOE, aunque con la ausencia de PP y RUA -gobierno municipal-. En los días previos, el alcalde popular, Álvaro Fernández, aseguró haber realizado gestiones para frenar el traslado del centro.

Los participantes en la protesta esgrimieron una pancarta con el lema "Non ó peche do COC Sil", coreando eslóganes como "O Centro de Control non se pecha" o "queremos traballar, non emigrar". Todo, bajo la mirada de los agentes de la Guardia Civil y la Policía Local. La protesta, durante la cual pudo oírse el ruido provocado por petardos, se desarrolló sin ningún incidente. Minutos antes de las 11,30 horas, momento fijado para el inicio de la protesta, la Policía Local desvió el tráfico por vías alternativas para evitar posibles accidentes.

Los convocantes de la protesta repartieron folletos explicando los motivos. En ellos pudieron leerse críticas contra Iberdrola, "unha compañía privada que fai negocio mediante a explotación de recursos naturais públicos, aproveitándose dos nosos recursos naturais, pero o centro operativo de control lévao fóra do país, 'control a distancia". En los panfletos también rechazaron las razones de la empresa para trasladar el Centro de Operación: "Os motivos polos que Iberdrola pecha o COC Sil non son máis que escusas porque o que ten que facer é investir na modernización das instalacións e dos equipos. Hai que actualizalos tecnolóxicamente e o mesmo que está a facer en Salamanca pódese facer en A Rúa. Hai que partir da idea de que se debe xerar emprego alá onde se explotan os recursos".

Ante las puertas de la sede ruesa de Iberdrola pudo verse al matrimonio formado por Joaquina Fernández y Víctor López, este jubilado de Iberdrola. "O peche do Centro paréceme mal. Entendo que a vida social sen a vida económica non se entende e tampouco se entende a económica sen a social".

A la cita no faltó el secretario xeral de la CIG, Paulo Carril, quien también argumentó las razones de su rechazo al traslado del centro: "Seguen a expoliar os nosos recursos sen xerar emprego nin crear ningún aproveitamento para a industrialización. Reclamamos a Iberdrola que cese no intento de pechar este centro e trasladalo a Salamanca. Reclamamos á Xunta, que ten tódalas competencias, que impida esta atrocidade".

En las próximas horas, la deslocalización del COC será debatida por el pleno de la Diputación provincial, a raíz de una propuesta socialista oponiéndose a la medida.

Mientras las quejas arrecian, en Iberdrola encuentran injustificadas las críticas por trasladar el COC rues: " El centro de trabajo de A Rúa no se cierra. Se trata del traslado de uno de los departamentos ubicados en A Rúa, e implica a 12 personas de un total de 147 puestos de trabajo, ubicados todos ellos en el entorno rural de Ourense y parte de Lugo. En concreto, en la oficina de A Rúa se mantienen unos 40 puestos de trabajo. El cambio organizativo no afecta para nada a la gestión, ni al mantenimiento, ni a la operación de las instalaciones, labor que se seguirá haciendo desde A Rúa y desde cada una de las centrales, como hasta ahora", asegura la empresa.

Te puede interesar