Ourense

Una reapertura llena de ilusión y entusiasmo en Amoeiro y Coles, pero con cautela

Ourense

Una reapertura llena de ilusión y entusiasmo en Amoeiro y Coles, pero con cautela

La hostelería reabrió en Coles (MIGUEL ÁNGEL).
photo_camera La hostelería reabrió en Coles (MIGUEL ÁNGEL).
La hostelería de los concellos de Coles y Amoeiro reabre sus puertas tras el alivio de las restricciones, con vecinos y trabajadores celebrando discretamente la vuelta del servicio.

Los locales hosteleros de los concellos de Amoeiro y Coles reabren sus puertas al público tras el alivio de las restricciones, y los vecinos acuden a disfrutar, después de mucho tiempo, de un estimulante café mañanero.

En Coles, con una incidencia de solo tres casos por covid, la gente celebra la reapertura hostelera con un buen desayuno. "Los clientes han vuelto como si nunca hubiera pasado nada", comenta entusiasmada María González, dueña del café bar Stuttgard, añadiendo, mientras atiende sin descanso las mesas de su local que "los habituales no me abandonaron en ningún momento, y eso te da fuerzas para seguir adelante".

ma_201126_2579_resultado

El positivismo de trabajadores y  vecinos es contagioso, como muestran Brais Requejo y Rita Grande, dos jóvenes que toman algo en la terraza de la cafetería Casa Conde. "Había ganas de terraza", asegura ella, mientras él confía en que "esta dinámica dure, polo menos, ata que remate decembro". Tras un par de sorbos al café, se quedan enfrascados charlando animadamente sobre temas cotidianos: "Ésto é fantasía, non desfrutas dos pequenos placeres da vida ata que prívanche deles", reflexiona Grande.

Alegría a cuentagotas

En Amoeiro, pese a contabilizar tan sólo un caso por covid, son más cautos al valorar este "período de gracia" hostelero, especialmente los propietarios de los locales, que trabajan temiéndose un nuevo cierre tan rápido como la sopresiva reapertura de sus negocios.

Magín Álvarez, cliente habitual de la tapería Central Park y apasionado del café "en todas as súas formas", ve cómo, pese a este respiro, la situación no es nada prometedora: "É unha recompensa pola responsabilidade veciñal, pero non se entende que nos pecharan tres semanas; en Amoeiro non hai case incidencia", señala.

A dos mesas de distancia, Lorena González deja su bebida para opinar que la reapertura es "una pequeña victoria de los vecinos ante unas medidas que... En fin, que non son las mejores". 

ma_201126_2588_resultado

“Esto mejorará con el tiempo pero, ¿hasta cuándo?"

Los hosteleros celebran la reapertura, a pesar de la discreta afluencia del primer día de actividad y la incertidumbre del futuro. "La gente tiene más miedo a venir, y estamos a final de mes", explica Alexis García, de Casa Conde. Emilio Casado, dueño de Central Park, coincide en los motivos: "Quien antes pedía tres consumiciones, ahora toma una y se marcha corriendo", lamenta, apuntando que "tal como reabrimos, después de Reyes nos cierran otra vez seguro". Yanira Bardelás, de Don Floro, en Amoeiro, resume el sentir general: "Esto mejorará con el paso de los días pero, ¿hasta cuándo?", se pregunta.