Ourense

La rehabilitación da tímidos avances: pisos de alta calidad en Ourense buscan mercado

Ourense

REPORTAJE

La rehabilitación da tímidos avances: pisos de alta calidad en Ourense buscan mercado

En la calle Progreso concluyó recientemente la reforma de un edificio, frente al Centro Cultural Marcos Valcárcel, en el que ya solo queda un piso por vender, y eso que los precios también superaban los 200.000 euros

Algunos edificios de la calle Progreso ya no soportan ni su propio peso. Su recuperación va lenta, muy lenta. Es la iniciativa privada la que asume las intervenciones. En algunas zonas del casco histórico se han firmando también rehabilitaciones notables. Es un mercado con un público muy definido, que apuesta por una vivienda no convencional. Y la paga.

Es el lado menos amargo del sector inmobiliario. Recientemente ha concluido la reforma del histórico edificio Santa Eufemia para dejarlo como un elemento residencial con pisos de alta gama. En el inmueble, construido en su día bajo proyecto de Vázquez Gulías, la venta ha ido razonablemente rápida. 

Se va a rehabilitar de forma inminente un edificio en Progreso, casi frente al Obispado. Se trata de un proyecto del arquitecto Quico Jorreto para 16 viviendas con altos estándares de calidad y que comercializa Centro Inmobiliaria. La maquinaria aún no ha entrado pero la mitad ya están reservadas, como indica María Álvarez, asesora comercial de la empresa. Se desarrollarán tres modelos de pisos: uno con fachada a la calle, otro con fachada posterior y el tercer tipo es una vivienda que da de adelante atrás. Sus precios parten de los 230.000 euros y el cliente que se busca "es alguien que busque un piso excusivo", subraya María Álvarez.

En la calle Progreso concluyó recientemente la reforma de otro edificio, frente al Centro Cultural Marcos Valcárcel, en el que ya solo queda un piso por vender, y eso que los precios también superaban los 200.000 euros, según la agencia comercializadora.

Pero las sombras aún ganan a las luces en el céntrico vial de la ciudad. Hay hermosos conjuntos arquitectónicos bien situados pero que carecen de comprador. En la esquina de Alejandro Outeiriño, el inmueble que hace esquina acusa el paso de los años y quienes tratan de venderlo reconocen interés, pero "muchas dificultades para encontrar comprador" para inmuebles en los que hay que invertir mucho dinero.


Celeridad burocrática


En la zona antigua de la ciudad tampoco hay movimientos lo suficientemente importantes como para anticipar que habrá una corrección del abandono a medio plazo. Hay lugares de la ciudad con inmuebles enteros a la venta. Lara Santalices, de la agencia 4ºH así lo reconoce: "No hay movimiento para ese tipo de operaciones y, además hay muchas complicaciones con las licencias, con la burocracia, que es muy lenta, muy compleja".

Es unánime la voz en el sector: el Concello debería agilizar las licencias para facilitar las inversiones. Hace unos meses la Asociación de Constructores de Ourense reconocía que la lentitud de los trámites es un problema en sí mismo, a sumar a las dificultades de una inversión inmobiliaria, que ya entraña sus riesgos. 


La recuperación de viviendas aumentó cerca de un 20%


"La rehabilitación de vivienda y de edificios en el casco histórico se ha incrementado en el pasado 2019 entre un 15 y un 20 por ciento aproximadamente respecto a años anteriores". Son los cálculos que hace Sonia Ogando, concejala de Urbanismo del Concello de Ourense, quien avanza que "estamos relanzando el Plan Especial del Casco Histórico, algo que está muy adelantado, se está redactando y de hecho ya se realizaron comisiones de seguimiento. Asume que "es un factor clave para mantener la actividad del sector y para proteger, conservar y promocionar el patrimonio urbanístico actual de Ourense". Según sus datos, la oficina de rehabilitación de la ciudad "es la de Galicia qué más rehabilitación está haciendo y ha gastado el 100 por 100 de los importes que se le habían asignado para ello". Avanza Ogando que "ya tenemos gente en lista de espera para obtener más subvenciones y es algo de lo que estamos muy orgullosos".  Aprecia la responsable municipal de Urbanismo que en cuanto a vivienda privada "se está experimentando cierto impulso por parte de inversores que supone un importante movimiento del sector". Sonia Ogando, consciente de las críticas por los retrasos en la concesión de licencias, adelanta que quiere "agilizar al máximo la burocracia previa a estas obras, y facilitar esta actividad que beneficia a la reactivación económica y a propia imagen que proyectamos de la ciudad".