La Región

SANIDAD

De residentes a especialistas en Ourense

Un grupo de 40 residentes finalizó ayer su periodo formativo en el CHUO, de donde salen especializados en un área sanitaria. Tristeza e ilusión se mezclan en una jornada en la que se puso en valor su trabajo y esfuerzo.

De residentes a especialistas en Ourense

Después de la residencia, la vida profesional. Cuarenta residentes finalizaron ayer su formación en el CHUO, tras varios años de aprendizaje y esfuerzo diario. 

La sala de docencia, que otrora los recibió dándoles la bienvenida, los despidió ayer en un acto capitaneado por Julio García Comesaña, gerente del hospital. Comesaña agradeció su trabajo y su dedicación, "claves" en el desarrollo de las disciplinas sanitarias. "Esto se acaba, ¡qué nervios!", bromeó Jesús García Mata, jefe de Oncología del CHUO, al inicio del acto. Antes de hacer entrega de los diplomas a cada uno de los residentes, el jefe de Oncología del Complejo Hospitalario de León, Andrés García Palomo, protagonizó una conferencia sobre los problemas a los que se enfrentarán en su nueva etapa como especialistas. En total, ayer se graduaron seis enfermeras, una psicóloga clínica, una farmacéutica y 20 médicos.

"Os vais a encontrar un sistema que no está preparado para prevenir, solo tratar"

Andrés García Palomo, jefe de Oncología del Complejo Hospitalario de León, presentó ante los residentes, con un toque humorístico, varias realidades que se encontrarán a partir de ahora en el ámbito laboral. "Os vais a encontrar un sistema que está preparado para tratar, pero no para prevenir, y una estructura preparada para los agudos, pero no para los crónicos", explicó García. El médico habló sin pelos en la lengua de la situación laboral: "Van a mediros por cantidad de actos, los cuadros de mando tienen el número de consultas que hacemos todos los días, pero no si esas consultas están bien hechas o mal hechas". 


"Han sido dos años aquí, pero se me han hecho muy cortos"


20190516180338511_resultMiriam Cedrón ya tiene en sus manos el diploma de enfermera especialista en Atención Familiar y Comunitaria. Después de dos años de formación en el CHUO, Cedrón hace balance: "Han sido dos años, pero se me han hecho muy cortos porque vienes con mucha ilusión y ganas de aprender, de captar de los profesionales con los que estás". En su caso, nombra a Verónica, la tutora que la acompañó en el proceso. "Creo que la residencia de Comunitaria en Ourense es excepcional, la verdad, no podría definirla de otra forma", asegura.

Respecto a la jornada de despedida, Cedrón reconoce que fue una jornada "muy emocionante" en la que se mezcló la tristeza con la alegría. "En estos años se han conseguido muchos avances, pero todavía nos queda conseguir que las listas de especialistas funcionen como es debido", comenta Cedrón.


"Haber conocido a mis compañeros es lo mejor de estos cuatro años"


20190516180338386_resultDavid Arias es uno de los residentes que ayer terminó su formación en el CHUO. En su caso, especializado como médico oncólogo. "Lo de hoy -ayer- supone, además de la culminación de cinco años de trabajo, el reconocimiento por nuestro trabajo y esfuerzo", asegura Arias. El lucense reconoce que la mejor parte de este proceso ha sido "conocer a mis compañeros", así como aprender a trabajar en equipo.

"Creo que somos un grupo que se ha integrado bastante bien en el hospital, y también tenemos que agradecer a todos los que nos han ayudado en los momentos de duda o de ánimos bajos", señala. De cara a la próxima etapa, ahora que ya ha finalizado su periodo de residencia, Arias dice que la afronta con "un poco de respeto y miedo", pero también con mucha ilusión. "Tenemos muchas ganas de ejercer la profesión", comenta.