NATURALEZA

Paso clave de la Ribeira Sacra para ser Patrimonio Mundial

El Consello de la Xunta declara el paisaje como BIC, el nivel de máxima protección a nivel nacional

Paso clave de la Ribeira Sacra para ser Patrimonio Mundial

Se cumplieron los plazos y la Ribeira Sacra da un paso adelante para poder ser declarada Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.  El Consello de la Xunta cumplió los plazos y ayer dio luz verde a la declaración de Bien de Interés Cultura (BIC) a su paraje cultural, que incluye a 22 concellos de Ourense y Lugo, en un extenso territorio de 185 kilómetros cuadrados. 

Esta declaración BIC, tan ansiada y que la Xunta siempre vio fundamental para poder candidatarse ante la Unesco, se empezó a gestar precisamente hace un año, en el Consello da Xunta del 28 de diciembre de 2017, y cumple los plazos previstos, ya que se había puesto como 2018 como fecha límite para aprobarla. Sin embargo, la Ribeira Sacra todavía está por detrás del parque nacional Cíes-Illas Atlánticas en la lista de la Unesco. 


Máxima protección


Esta declaración implica el máximo grado de protección para el paisaje de la Ribeira Sacra, lo que genera limitaciones a la hora de construir o modificar cualquier elemento natural de este espacio. Se incluyen los 70 bienes que ya gozan de máxima protección (58 inmuebles, tres muebles y nueve manifestaciones de patrimonio inmaterial), más 512 bienes inmuebles catalogados en el ámbito del paisaje cultural de la Ribeira Sacra, es decir, que quedan incluidos ahora en la zona BIC que decreta la Xunta. Asimismo, se contemplan 634 inmuebles de carácter sacro, es decir, capillas, iglesias, ermitas... existentes a lo largo de la Ribeira Sacra. 

La declaración contabiliza dos zonas: la BIC propiamente dicha y la zona de amortiguamiento (el perímetro que rodea toda esta área de máxima protección); y se establecen dos tipos de régimen de protección: por un lado, el régimen de protección general de los bienes que integran el paisaje cultural –que funciona actualmente y regula la zona de amortiguamiento–; y, por otro, un régimen de protección específico, que se aplica al paisaje cultural, lo que implicará autorizaciones para actuaciones importantes como las nuevas construcciones, infraestructuras e instalaciones: reconstrucción, modificación de la estructura de grandes parcelas o la construcción de miradores y embarcaderos. 


Feijóo: "A agricultura e gran parte da rehabilitación non precisan autorización"


Una de las mayores preocupaciones que pueden existir en la zona es las posibles consecuencias para el día a día de los vecinos con la aprobación de zona BIC. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, quiso tranquilizar a los ciudadanos: "A normal actividade agrícola e a meirande parte das actuacións de mantemento e rehabilitación non precisarán de autorización", expulso Feijóo, así como la recuperación de "socalcos" para la viticultura: "Poderá seguir vendimándose igual". Lo que sí se conseguirá con este nivel de protección más severo de la zona es una "maior atracción turística e a desestacionalización da demanda", dotando de un "valor engadido" a los productos agroalimentarios" y un "impulso" al desarrollo económico. 

Asimismo, Feijóo recordó la importante influencia para la Ribeira Sacra de la llegada del AVE: "Vai quedar a 30 minutos da estación. Un madrileño poderá chegar á Ribeira Sacra en tan só 2 horas e 45 minutos. Iso será un antes e un despois". 


Un complejo proceso resuelto en tan solo un año


La aprobación del paisaje de la Ribeira Sacra como BIC no ha sido fácil, ya que ha precisado de diferentes aprobaciones. Pese a ello, el proceso se realizó en tan solo un año, frente a los dos habituales. En el proceso, se necesitó la luz verde de la Real Academia de Belas Artes y el Consello da Cultura Galega, a través de sus respectivos informes. Asimismo, los técnicos de la Administración autonómica tuvieron que resolver las alegaciones realizadas durante los cuatro meses y diez días que el expediente BIC estuvo en periodo de exposición pública. De las 29 alegaciones recibidas, fueron estimadas de forma total o parcial un total de 23. 

Ahora, queda acreditado el "valor sobranceiro" del paisaje de la Ribeira Sacra.Es un reconocimiento de "máximo valemento cultural". La catalogación BIC es el es la distinción máxima que se otorga al patrimonio a nivel nacional y supone que la Administración está obligada a establecer una estrategia de protección para su conservación.  En Galicia la tienen itinerarios del Camino de Santiago o la Serra dos Ancares, entre otros