Ourense

La risa, el efecto secundario de la inyección: "Todo el mundo sonríe"

Ourense

Crónica

La risa, el efecto secundario de la inyección: "Todo el mundo sonríe"

Xesús Fariñas
photo_camera Xesús Fariñas
Los profesionales encargados de la campaña de vacunación relatan la alegría de ser partícipes de este momento histórico. "A acollida que temos é boísima, nalgunha residencia téñennos aplaudido", explica la sanitaria Pilar González.

Por ahora, la risa parece ser el único efecto secundario de la vacuna. "Todos sonríen después de ponérsela", explica Alberto Rodríguez, enfermero especializado en Enfermería Familiar y Comunitaria y participante en la campaña de vacunación de la provincia. 

Los 22 profesionales encargados de la inmunización no esconden su alegría por formar parte de un momento histórico. "Na voráxine do día a día estás a mil, pero o certo é que cando chegas a casa dache tempo a pensar no que estamos facendo. Síntome súper orgullosa", reconoce Pilar González, parte de la campaña y enfermera en el centro de salud de Melón. "La gente nos recibe con mucha alegría, mucha esperanza", añade su compañero Alberto Rodríguez.

Desde el mes de diciembre, cuando se empezó a perfilar la campaña, el ritmo ha sido acelerado, pero los profesionales no bajan la marcha. "Por algo será que somos a provincia que máis porcentaxe vacinamos de persoas", apunta González. "La organización fue muy buena desde el principio, todo fue rodado", apunta Rodríguez. "Nisto non só vale organizar, vale que a xente este aí, que cada un saiba moi ben o que ten que facer, e sábeno", apunta Josefa Rodríguez, coordinadora de la campaña.

Los enfermeros también destacan la importante labor de sus compañeros de los centros de salud, que se encargan estos días de cubrir sus puestos. "Es un mérito del personal que se queda", reconocen. 

Las anécdotas

En dos semanas y 149 residencias, las anécdotas son variadas entre el personal. "O día de Reis recibíronnos coma se fósemos Gaspar, Melchor e Baltasar, porque o que lle pediran todos aos Reis eran as vacinas", señala González. "Outra vez, unha das usuarias dicíame que ogallá estivera alí para poñerlle a vacina. E claro, díxenlle que si e alegrouse moitísimo", añade. Alberto Rodríguez recuerda el frío: "En Viana se nos congeló la cerradura del maletero y no éramos capaces de sacar los equipos".

La aceptación

Los profesionales destacan la elevada aceptación de la vacuna entre mayores y trabajadores. "Los empleados están viviendo una situación muy estresante, toman muchas medidas de seguridad... Con la segunda dosis podrán relajarse un poco, y lo necesitan", explica Rodríguez.