Ourense

El ritmo irregular en las obras es la causa del retraso del AVE

Ourense

ALTA VELOCIDAD

El ritmo irregular en las obras es la causa del retraso del AVE

La base de montaje de A Mezquita.
photo_cameraLa base de montaje de A Mezquita.
El montaje de la vía está más avanzado en las cercanías de Ourense frente al tramo de montaña

El desarrollo irregular de la fase de montaje de la vía es la principal causa del retraso en la finalización de la línea de alta velocidad, un retraso que va más allá de pequeños desajustes técnicos que podrían explicar una demora de unas semanas como sucedió en el tramo anterior entre Zamora y Pedralba, pero que en el caso del trazado que discurre mayoritariamente por la provincia de Ourense será de entre seis y nueve meses.

Si bien es cierto que el principal hándicap en esta fase de ejecución es el retraso sobrevenido en la construcción de las dos bases de montaje en la provincia de Ourense, retraso que todavía no ha sido explicado por parte del Adif, hay tareas que no precisan de su puesta en servicio y que también muestran un desarrollo irregular a lo largo de los 119,5 kilómetros de trazado de este tramo. Así, el montaje de las traviesas, sobre el primer lecho de balasto, está concluido desde Taboadela hasta el puesto de adelantamiento y estacionamiento de trenes (PAET) de Meamán, donde se encuentra la base secundaria de montaje. 

Pero en el entorno de la base de Vilavella, la principal de la línea, las traviesas están repartidas por el margen de la plataforma, lo que significa que el proveedor las ha entregado, pero no han sido montadas. En algunos puntos de la traza, ya está el lecho de balasto extendido, dispuesto para que se sitúen las traviesas sobre él, pero en otros, ni tan siquiera eso.  La base de Vilavella es, con diferencia, el foco de mayor retraso de toda la línea

Por último, la parte de la instalación eléctrica, que incluye la colocación de los postes y todos los elementos complementarios, progresa también de manera más fluida en unos puntos que en otros de la línea. No obstante, su contrato no expira hasta enero de 2021, por lo que dispone de tiempo para cumplir sus objetivos que no se podrán materializar hasta que la vía esté concluida porque para montar la línea eléctrica, la catenaria, tienen que estar la vía y los desvíos en su posición definitiva, es decir que se trata del último eslabón, antes de que comiencen las pruebas.


Once contratistas trabajando en nueve tareas que se solapan unas a otras


A lo largo de los 119,5 kilómetros se están llevando a cabo 9 trabajos diferentes, divididos en once contratos. En muchos de estos casos son uniones temporales de empresas que se reparten tareas que han de estar perfectamente coordinadas para que ninguna de ellas cause un desajuste en las que tiene a su lado realizando otras actividades. El Adif, además de esos contratos, adjudicó otros adicionales a distintos estudios de ingeniería y gabinetes técnicos para poder controlar y hacer un seguimiento estricto de toda una torre de Babel en la que intervienen empresas dedicadas al montaje de la vía, en la traza de alta velocidad, en el ramal, en el corredor de ancho mixto. Además, la instalación de los sistemas de seguridad y protección civil en los túneles, fraccionada también en otros dos contratos, el montaje de la catenaria y por último la implantación de los sistemas de control de tráfico, seguridad y telecomunicaciones, todo un puzzle de complejas piezas 


Tender los rieles desde Pedralba, un plan que no estaba previsto de inicio


El plan del Adif era comenzar el tendido del carril con el que se forman los rieles de la vía en Meamán a partir del verano y en otoño desde Vilavella, atacando por dos frentes. Las constructoras trabajaban contando con ese plan, pero el retraso en las bases obligó a replantear la estrategia. Eso explica que el tramo más avanzado, tanto en el montaje de las traviesas sobre balasto a cielo abierto como en las traviesas bibloque para montar la vía sobre placa en los túneles esté más avanzado en las cercanías de la ciudad de Ourense.

El retraso de Meamán no afectó mucho a las constructoras que trabajan entre Campobecerros y Taboadela. Pero la unión temporal de empresas que se ocupa del montaje de la vía entre Pedralba y Campobecerros, tuvo que reorientar su plan de trabajo,  inicialmente desde Vilavella a Pedralba, para que la vía comience a ser tendida en dirección a Ourense desde Zamora y no a la inversa.