ENTROIDO - MUGARES

Las señoritas bailaron con los labardeiros y Trump quedó pasmado

En esta localidad viven uno de esos entroidos "enxebres", con personajes recuperados de antaño. Los suyos simulan un cortejo antiguo

Melania y Donald Trump se convirtieron en Mazaruca y Mazaruco y llegaron en un carro de vacas (XESÚS FARIÑAS).
Melania y Donald Trump se convirtieron en Mazaruca y Mazaruco y llegaron en un carro de vacas (XESÚS FARIÑAS).
Las señoritas bailaron con los labardeiros y Trump quedó pasmado

Gracias a la labor de la asociación de mujeres rurales Amencer, en Mugares (Toén) recuperaron su Entroido. Las señoritas–arregladas damas con una larga falda blanca decorada con flores y otros complementos–y los labardeiros–los hombres que le abren paso–salieron por el pueblo y protagonizaron un baile de máscaras en la praza de Eiró.

Los personajes del Entroido de Mugares recrean los típicos cortejos de antaño entre las comunidades vecinas.

Hay otro personaje singular que los de Mugares recuperaron el año pasado. Se trata del Mazaruco y la Mazaruca. Son dos muñecos de paja transportados en carros de vacas hasta la praza de Eiró, donde la comitiva hace una especie de sátira sobre esos encuentros amorosos que se producían antigüamente. 

El Mazaruco del Entroido 2019 tiene un cierto parecido a Donald Trump y le acompaña Melania en el transporte que conduce una simpática monja.

Las señoritas y los labardeiros bailaron delante de todos los vecinos, muy animados, a pesar de las inclemencias meteorológicas. El cocido que tomaron antes para celebrar su Día Grande–y único–de Entroido, les dio la energía suficiente para rematar la jornada con mucha juerga y humor del bueno.