Ourense

El Sergas deberá pagar el tratamiento a un niño con déficit de crecimiento

Ourense

SANIDAD

El Sergas deberá pagar el tratamiento a un niño con déficit de crecimiento

Victor y su familia, en una fiesta solidaria en Ourense.
photo_cameraVictor y su familia, en una fiesta solidaria en Ourense.

El suministro de la hormona supone un coste de unos 500 euros al mes

El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) ratificó que el Sergas tiene que pagar el tratamiento a un niño de Ourense con déficit de hormona del crecimiento así como proporcionar la medicación que necesite. Contra la sentencia, cabe recurso de casación ante el Tribunal Supremo. Concretamente, se trata de Víctor, cuyo retraso psicomotor y cognitivo se le diagnosticó cuando tenía dos años y, a los tres, todavía no andaba ni hablaba.

Cuando conocieron que su hijo tenía un déficit de crecimiento, los padres empezaron el recorrido por los médicos. Desde 2011, el tratamiento le fue negado por parte del comité asesor del Sergas, pese a que la pediatra endocrina del CHUO que atendió su caso solicitó que la sanidad pública sufragase sus medicamentos y el seguimiento sanitario.

La familia del niño acudió a la vía privada y obtuvo la medicación de 'Humatrope', traída desde Madrid a Ourense, lo que le ocasionó gastos de 780 euros, hasta que entró en contacto con la fundación Foltra (Centro de Rehabilitación Neurológica).Esta cuantía también formó parte de la condena judicial en primera instancia y en octubre del año pasado ya había sido abonada. Ahora, el fallo del TSXG ratifica este abono a la familia por los gastos ocasionados, ya que desestima el recurso de suplicación presentado por el Sergas.

En septiembre de 2011, la familia contactó con la fundación porque el menor presentaba déficits cognitivos y psicomotrices. Esta fundación, según explicó la madre, los apoyó para que el niño recibiese la medicación, con un coste de unos 500 euros mensuales, y le animó a elevar el caso a la justicia, que le dio la razón tanto en el abono de la cuantía, como en que el Sergas tenía que hacerse cargo del tratamiento -incluyendo pruebas-.

El caso está en la justicia desde 2013. En noviembre de ese año, el Juzgado Contencioso-Administrativo número 1 dictaminó que el Sergas tenía que hacerse cargo de los gastos pagados a la clínica madrileña, así como "asumir el tratamiento íntegro", tanto pruebas como las pruebas diagnósticas complementarias. En ese fallo judicial, que ahora quedó ratificado, se consideró probado que en 2010 se realizaron pruebas médicas que "claramente" indicaron un "déficit secretor de la hormona del crecimiento". El juez de la primera instancia señaló que la suministración de la hormona de crecimiento mostró que era "evidente que causan un resultado positivo en el paciente". n
 

Comentarios