Ourense

El tai chi conquista el Posío

Ourense

Deporte

El tai chi conquista el Posío

El monitor dirige la actividad de tai chi en el Posío. (Foto: José Paz)
photo_cameraEl monitor dirige la actividad de tai chi en el Posío. (Foto: José Paz)
El primer día de Tai chi na rúa de +Deporte en el Posío dejó buenas sensaciones y una gran participación. Se respetaron las medidas y los presentes terminaron los ejercicios notando los beneficios del arte marcial.

La 36ª edición del curso Tai chi na rúa, organizada por +Deporte, comenzó con muy buen pie  su andadura en el jardín del Posío, donde se reunió a un centenar de participantes para disfrutar de las clases impartidas por el maestro y profesor de tai chi José Gago, y el campeón de España de Wushu Ezequiel Gago.

El evento, marcado por la situación de emergencia sanitaria, registró una muy buena participación, que sorprende incluso a José Gago: "Ha venido mucha más gente de la que esperaba, porque con toda la problemática del coronavirus, pensaba que la asistencia sería menor, pero hay tanta gente como otros años o más".

El veterano artista marcial comparte las impresiones que le han dejado sus alumnos, de los cuales la mitad son participantes de otros años que repiten experiencia: "Se ha cogido el ambiente rápido, hay gente de otros años. Hace falta que pierdan un poco el miedo y salgan a hacer ejercicio".

El curso del esfuerzo

José Gago también ahonda en la problemática del sedentarismo, que supone un foco de dolencias para la mayoría de participantes: "En Occidente no se hace una gimnasia adecuada a las ocho o nueve horas de trabajo diario. Físicamente hay que estar compensado para no forzar la espalda e incurrir a la larga en hernias discales y una serie de bajas y gastos que a la propia empresa le van a perjudicar".

Por su parte, Ezequiel Gago destaca la "atención a las explicaciones y el respeto a las medidas" mostrado por los alumnos, que además le comentan siempre que pueden sus ganas de repetir experiencia.

Respecto al programa, el campeón señala que espera que, en las tres semanas que dura el curso, "la gente aprenda la coreografía entera de movimientos ", ya que "al principio parece sencilla, pero requiere un cierto nivel de coordinación. Lleva algo de tiempo completarla correctamente".

Como novedad, y vista la gran acogida del curso, en las próximas clases se dividirá a los practicantes más avanzados en un grupo aparte, "para que los que ya conocen las formas no pierdan la concentración y puedan seguir disfrutando de los ejercicios con el resto de participantes", indica Ezequiel.