Ourense

El tejido empresarial perdió fuelle en el arranque del 2019

Ourense

economía

El tejido empresarial perdió fuelle en el arranque del 2019

La rúa do Paseo, la calle comercial por excelencia. (ÓSCAR PINAL)
photo_cameraLa rúa do Paseo, la calle comercial por excelencia. (ÓSCAR PINAL)
La creación de 203 negocios y la disolución de 88 dejan el peor saldo desde que hay registros

El tejido empresarial de la provincia sigue debilitándose y ofreciendo unos síntomas claramente mejorables. El primer semestre de 2019 dejó el peor saldo desde que el Instituto Nacional de Estadística (INE) ofrece estadísticas por provincias sobre las sociedades mercantiles, al constituirse 203 compañías y disolverse 88, cifras inferiores a las registradas en el mismo período del año pasado, cuando se crearon 222 y dejaron de estar operativas 67.

"Está condicionando mucho la incertidumbre, ha decaído el emprendimiento", explica el presidente de la Asociación Empresarial de Profesionales y Autónomos de Ourense, David Martínez, preocupado por la situación del colectivo "ya que mientras a nivel macro parece que las cifras todavía resisten, sí que se está notando una especie de recesión".

El registro de 203 empresas de nuevo cuño entre enero y junio es la cifra más baja desde el año 2010, cuando fueron 199 los proyectos alumbrados. Entre medias, el pico en el primer semestre del año se producía hace tres ejercicios, con 263 empresas. Mientras, solo en 2013 hubo un dato más alto de disoluciones que el actual. En aquel año, fueron 89 las certificaciones de disolución reflejadas por el INE en Ourense.

Las trabas burocráticas, que siguen siendo elevadas, o las exigencias fiscales son algunos de los condicionantes que encuentran los interesados en poner en marcha su negocio, explica David Martínez.

"Está claro que no estamos en el ranking de los mejores países para emprender", explica el presidente de la asociación de autónomos, dejando claro sin embargo que "tampoco debería ser una barrera, aunque claro que frena, ya que desde el minuto uno hay gastos y burocracia a la que hacer frente".

En este sentido, Martínez introduce también la variable del contexto demográfico para explicar los malos datos registrados en los últimos tiempos en la salud del tejido empresarial.

"Venimos constatando desde hace tiempo que en los próximos cinco años se producirá el cierre de muchos negocios al llegar sus dueños a la edad de jubilación, pero ya se empieza a percibir y muchos de los cierres que se están produciendo ahora y que reflejan las estadísticas es de esa gente que lo lleva pensando ya durante bastante tiempo y que está próxima a la edad de jubilación, por lo que se materializa ya", expone David Martínez. 


"La empresa no deja de ser un modo de vida, hay poca estabilidad"


Los preocupantes datos de la actividad empresarial en la provincia, en la que la creación de nuevos negocios se está desinflando en los últimos meses, coincide con un incremento del número de opositores ante el alza que está habiendo en las ofertas de plazas públicas por parte de las distintas administraciones, como certifican las academias que preparan estos exámenes y que pueden suponer ganarse una plaza de por vida, con la consiguiente estabilidad que, el proyecto empresarial, no garantiza, como apunta el presidente de la Asociación Empresarial de Profesionales y Autonómos de Ourense, David Martínez.

"Cuando te quieres lanzar, hay una clara incertidumbre, porque la empresa no deja de ser un modo de vida, hay poca estabilidad, precisamente esa que da lo público", apunta el presidente del colectivo, que recuerda que algunos de los estudios realizados concluyen que una gran cantidad de universitarios piensa en opositar durante sus estudios ante las difíciles perspectivas del mundo de los emprendedores.

Martínez apunta a factores como la difícil financiación que afrontan los interesados en montar un negocio entre los que pueden estar detrás del debilitamiento del tejido empresarial. El cambio de modelo, que obliga también a reinventarse y buscar nuevos nichos, deja a aquellos profesionales de más de 50 años ante una situación más complicada. 

Más en Ourense