La Región

REPORTAJE

“Temos socios ata en Arxentina!"

La asociación cultural de Loiro cumple un año con 140 socios, los mismos que vecinos. En 365 días, han montado un museo, un certamen de teatro, otro de cine, una charanga y una sección de homenajes. La gente ha vuelto al pueblo. 
Un grupo de vecinos de Loiro durante una actividad de teatro en la calle; y cantándole el cumpleaños feliz a Olimpia (ÓSCAR PINAL).
Un grupo de vecinos de Loiro durante una actividad de teatro en la calle; y cantándole el cumpleaños feliz a Olimpia (ÓSCAR PINAL).
“Temos socios ata en Arxentina!"

El día que Olimpia cumplió 100 años, salió al balcón de su casa de Loiro y se encontró a todos los vecinos celebrando el acontecimiento. La charanga musical "Os Fedellos de Loiro", al frente del cotarro. Ella se estrenaba como centenaria, la comparsa de los colegas del pueblo casi que también. Hace un año que en esta parroquia de Barbadás nació "Loiro na memoria". En 365 días, esta asociación cultural y vecinal ha montado un museo etnográfico, un certamen de teatro en la calle, otro de cine de verano y una sección de homenajes. Y sí, también una charanga musical para cantarle el cumpleaños a Olimpia y lo que surja. Son 140 los socios que pagan la cuota, el mismo número de habitantes que tiene Loiro, según el IGE. En los tiempos que corren, una noticia entrañable.

"Xente do pobo, os familiares, xente da contorna e outros que veñen ao museo e as actividades. Temos ata socios na Arxentina! Son emigrantes que se desvincularon de Loiro e agora volveron e non sabían nin por onde empezar a visitalo. Dende a asociación, axudámoslles", explica Manuel Fernández, vecino de Loiro e impulsor de "Loiro na Memoria". Él también volvió al pueblo después de muchos años para recuperar la historia de sus vecinos. 

Todo empezó llamando a las puertas de las casas. Loiro se volcó con el proyecto de su memoria. Los vecinos aportaron fotografías antiguas, aparatos de labranza y otros objetos a un museo etnográfico que escribe la historia y los oficios de las gentes de Loiro. "Ao principio non había máis fin que a recuperación dos valores etnográfico e patrimoniais do pobo", cuenta Manuel Fernández.

La misma gente que abrió las puertas de su casa para crear el museo de su vida respondió al proyecto de "Loiro na memoria". "As fotografías antigas xeraron algo entrañable coa xente maior. Gústalles ver aos antepasados. Para a xente nova, é todo unha sorpresa", cuenta el impulsor.

Ha vuelto gente al pueblo. Al menos, de visita. "Hai xente que xa non viña por Loiro, ao mellor deixaron de vir porque xa non tiñan familiares aquí e só lles quedaba unha bodega ou unha palleira. Pois volveron para desfrutar de novo do pobo e acudir ás actividades que facemos", anota.

Cuenta este vecino que se han creado pandillas nuevas entre los jóvenes que, al llevar tiempo sin aparecer por el pueblo, no se conocían. "Tamén hai rapaces voluntarios. Aínda que sexa para colocar sillas para as actividades, é moita axuda", dice Fernández. En ellos ya está pensando para abrir el curso. "Hai que mirar actividades para os máis novos".

Hace unas semanas, Marta y David Rial Crestelo quisieron homenajear a sus abuelos: Pedro Crestelo, antiguo comisario de Ourense, y su mujer, Rosa Ferro. Eran vecinos de Loiro. "Los abuelos Pedro y Rosa" es el cuento escrito por estos jóvenes. "Os rapaces pedíronme si podía publicar algo do libro no Facebook. No Facebook? Como vai ser iso! Díxenlles que o libro tíñano que presentar en Loiro", explica Fernández. Así fue. El homenaje fue extensible a la figura de todos los abuelos.

Loiro suma y sigue. Un concierto en octubre, próxima idea.