Ourense

“É a terceira folga nun ano e o Sergas aínda non fixo nada"

Ourense

“É a terceira folga nun ano e o Sergas aínda non fixo nada"

Concentración de facultativos, ayer en el Novoa Santos.
photo_cameraConcentración de facultativos, ayer en el Novoa Santos.

Facultativos de Atención Primaria de la provincia volvieron ayer a manifestarse –tercera vez en el último año–para exigir mejoras en el servicio. La de ayer era la primera jornada de huelga, que termina hoy, convocada por la Asamblea de Áreas Sanitarias (AAS). "A nosa demanda principal é máis recursos humanos, porque sen máis persoal é imposible que a situación mellore", argumenta María José Fernández, médica de familia en Leiro y representante de AAS. "É a terceira folga nun ano e o Sergas aínda non fixo nada", reclama. Los sanitarios reclaman más tiempo para atender a los pacientes, personal para sustitución o contratos más atractivos para fijar profesionales. 

Según los convocantes, la participación se mantuvo alrededor del 50% durante la jornada de ayer, con seguimiento más alto en villas como Carballiño o Xinzo de Limia, donde rozó el 100%. El Sergas, por su parte, cifra la huelga médica en un tímido 8%. "Moitos centros de saúde estaban baleiros xa a primeira hora, o que amosa que os pacientes tamén entenden a nosa problemática, porque eles tamén demandan melloras na atención primaria", señala Fernández. 

Los sindicatos cifran la participación alrededor de un 50% en la provincia; el sergas lo reduce a un tímido 8%

En la ciudad, el seguimiento de la huelga fue muy diverso: en O Couto o en el Nóvoa Santos la jornada se vivió casi con total normalidad, mientras que en A Ponte o Valle Inclán la participación rozó el 50% durante toda la jornada. "Os pacientes entenden a situación, aínda que tamén esixen que alguén os atenda...", señalaban desde A Ponte. 

“HAY QUE PONERSE LAS PILAS"

El Colegio de Médicos comprende las demandas del colectivo, y asegura que la administración debe "ponerse las pilas". "Aunque se han puesto en marcha algunas mejoras, el problema es de tal calibre que  todavía no se perciben", señala José Luis Jiménez, presidente del colegio.