La Región

CIUDAD

Termalismo o PXOM, primer riesgo de fricción de la alianza

Los socios de gobierno, PP-DO, sí encuentran más sintonía en su programa económico o social

Jesús Vázquez, saludándose con Gonzalo Pérez Jácome tras la investidura. (XESÚS FARIÑAS)
Jesús Vázquez, saludándose con Gonzalo Pérez Jácome tras la investidura. (XESÚS FARIÑAS)
Termalismo o PXOM, primer riesgo de fricción de la alianza

"Las coaliciones son así, los postulados siguen adelante, pero habrá que consensuar". Así reflexionaba tras su elección como alcalde Gonzalo Pérez Jácome, consciente de que el acuerdo de gobierno sellado entre PP y DO obligará a que ambos partidos tengan que trabajar sin líneas rojas para encajar sus programas electorales en la medida de lo posible, con bastantes coincidencias, especialmente en materia económica o social, pero con diferencias que se han puesto en evidencia en los últimos años, apartado en el que se pueden incluir el termalismo o el urbanismo.

Fiscalidad

Uno de los acuerdos alcanzados durante el último mandato entre gobierno y oposición lo protagonizaron PP y DO, que consensuaron una rebaja del 20% del Impuesto de Bienes Inmuebles que ahora quieren llevar más allá, al hablar ambos en sus programas de seguir reduciendo tributos. Mientras el PP no cita casos concretos, DO prioriza el Impuesto de rodaje.

Política social

El acuerdo del IBI llevó emparejado el apoyo a las partidas para salvar los servicios sociales, que sirvieron también para incrementar una serie de ayudas a colectivos de este ámbito. Tanto DO como el PP llevaban en sus programas medidas como incrementar el presupuesto de esta área, solicitar nuevas residencias a la Xunta o aplicar políticas para fomentar el envejecimiento activo. Coinciden también en la necesidad de prohibir el botellón.

Termalismo

Quizá sea el punto en el que partan de posiciones más distanciadas. DO no ha dudado en todo momento en tildar de "bluff" la política termal y hablaba en campaña de "un nuevo enfoque con infraestructuras y servicios y rescatar concesiones como la de Outariz o A Chavasqueira". Mientras, el PP hizo bandera de la construcción de un gran complejo termal en As Burgas y en la zona del matadero.

Urbanismo

Directamente relacionado con el desarrollo termal, la aprobación del PXOM se convirtió en una auténtica arma arrojadiza los últimos cuatro años, con DO recurriendo en el juzgado la aprobación provisional del documento, un procedimiento que analiza el TSXG, por lo que habrá que ver qué postura adoptan los de Pérez Jácome, que criticó también la política urbanística del PP al considerar que "había pelotazos". Mientras, los populares son partidarios de aprobar el planeamiento cuanto antes, una vez que la Xunta lo examine.

Movilidad

De partida, la apuesta en movilidad de ambos partidos se antoja similar, con el objetivo de favorecer peatonalizaciones, nuevos aparcamientos y renovar la concesión del transporte público, impulsando también el metropolitano. DO ha hecho bandera de las escaleras mecánicas, que quiere materializar en varios barrios, y de soterramientos en Os Remedios, Carballeira y Otero Pedrayo, de los que el PP no hablaba en su programa.

Obras

Las inversiones en infraestructuras son también ejes de la política municipal. El parque acuático es una clara intención de DO, que vio con malos ojos la apuesta del PP de plantearlo en Pereiro de Aguiar. Ambos coinciden, sin embargo, en la necesidad de construir nuevas dotaciones deportivas en los barrios, que también reclaman diversas mejoras, o realizar inversiones específicas en el perímetro rural, con brigadas permanentes para atender las peticiones vecinales.

DO también garantiza el arreglo en 90 días de los contenedores soterrados y, en el mismo período, la apertura de la Praza de Abastos de A Ponte.

Personal

Una de las banderas de la acción de DO ha sido siempre la crítica a la política de personal, hablando en su programa de "suprimir prebendas" y de "reducir la inflada plantilla". Sí coincide con el PP en la necesidad de contratar personal cualificado para reforzar servicios ahora en precario. El trato con Policía Local y Bomberos, otro reto. 


DO gestionará el área de Infraestructuas, dejando urbanismo al PP, con una tenencia


El primer gran reto al que se enfrenta el alcalde de Ourense, Gonzalo Pérez Jácome, es configurar su gobierno y repartir las áreas, algo que el regidor confiaba ayer en tener prácticamente decidido mañana lunes, cuando "nos reuniremos todos para empezar a trabajar".

A la espera de saber si algunos de los concejales del PP deciden renunciar al acta (Jesús Vázquez confesó que no entraría en el gobierno y que meditaba dejar el Concello), ambas formaciones ya esbozaron un posible reparto de competencias en su acuerdo de gobierno.

Así, casi con total seguridad, el PP contará con una tenencia de Alcaldía, mientras que también gestionará el área de Urbanismo, con el impulso del Plan Xeral de Ordenación Municipal como gran desafío.

Por otro lado, DO se reservará la Concejalía de Infraestructuras, clave para desarrollar obras e inversiones al manejar una parte muy importante del presupuesto. Fuentes consultadas apuntan también a que los de Pérez Jácome serían los responsables del área de Personal. n