ENTROIDO - ESGOS

“¡Toc, toc!": Felos y madamas llevan la fiesta a la puerta de los vecinos

Los personajes de este entroido recorrieron los pueblos desde primera hora de la mañana, al ritmo del acordeón y la pandereta

Foto de familia en las calles de Esgos (MIGUEL ÁNGEL).
Foto de familia en las calles de Esgos (MIGUEL ÁNGEL).
“¡Toc, toc!": Felos y madamas llevan la fiesta a la puerta de los vecinos

Desde Alto do Couso hasta la residencia de mayores. Los felos y las madamas de Esgos recorrieron los pueblos del concello desde primera hora de la mañana a última de la tarde, con desfile de Entroido de por medio. El personaje y la tradición se remonta a los años 60 y una de sus características es que ahora junta a varias generaciones. Solo les hizo falta un acordeón y una pandereta para anunciar el domingo de Entroido a sus vecinos. Y estos encantados, abrieron las puertas de las casas para saludar a la tradición. Qué importa madrugar cuando te despierta el Entroido propio de tu zona.

El Felo de Esgos es semejante al Peliqueiro y al Cigarrón, pero tiene dos detalles identificativos: el cinto con "esquilóns" y la careta de cartón cilíndrico. Esta máscara se decora con motivos animales o de la naturaleza. Algunos le ponen el nombre del pueblo del que proceden. Los felos no serían nada sin sus madamas. Y es que estas mujeres bien apañadas, coquetas como si fueran a misa de domingo, acompañan a los felos durante el recorrido dominical. El colorido no falta en sus trajes, que un año más cumplen con el Entroido.