Ourense

Tráfico detecta un aumento de positivos en alcohol al volante en Ourense

Ourense

Ourense

Tráfico detecta un aumento de positivos en alcohol al volante en Ourense

Guardias civiles de Tráfico durante un control en la autovía A-52, a su paso por Barbadás (FOTO: ÓSCAR PINAL)
photo_cameraGuardias civiles de Tráfico durante un control en la autovía A-52, a su paso por Barbadás (FOTO: ÓSCAR PINAL)
Los agentes incrementaron los controles y advierten que los infractores pueden perder el carné

La Guardia Civil de Tráfico detectó un aumento en los últimos meses en el número de conductores que dan positivo en alcohol cuando circulan por las carreteras de la provincia. Los agentes no facilitaron datos sobre los delitos e infracciones por alcohol registradas durante el verano, pero califican el  incremento como de "preocupante", máxime cuando, según asegura,  hay menos coches en las carreteras de la provincia con respecto al año pasado. "La intensidad circulatoria es mucho menor en todas las carreteras a causa de la actual situación sanitaria. Bajó durante los meses de junio y agosto", apuntan fuentes de Tráfico.

El incremento del número de conductores que dan positivo encendió la alarma en el Subsector de Tráfico de Ourense, que ayer aprovechaba la conformidad que dio un conductor el pasado 1 de septiembre  en el Juzgado de lo Penal 1 de Ourense para que le fuera retirado el carné  durante dos años y medio por conducir bajo los efectos del alcohol -también fue condenado a realizar 56 de trabajos comunitarios- para advertir de que se incrementaron los controles de alcohol en todas las carreteras de la provincia. La vigilancia se mantendrá todos los días.

Desde Tráfico recuerdan que el conductor condenado el pasado 1 de septiembre "es un claro ejemplo de las penas a las que se enfrentan los conductores ante la reincidencia de conductas graves en contra de la seguridad vial,  pudiendo ocasionar la pérdida definitiva del permiso de conducción además de otras penas y sanciones económicas".  En Tráfico no encuentran justificación ante el incremento de positivos, que ya comenzó durante el pasado mes de marzo, cuando fue decretado el estado de alarma a causa del coronavirus.

En la Fiscalía de Ourense, en la que se califican una media de 750 delitos contra la seguridad vial durante el 2019, también detectaron un aumento en lo que se refiere a las causas por conducción bajo los efectos del alcohol. Argumentan que, además,  también crecen los casos que se niegan a realizar la alcoholemia y  arremeten contra los agentes.

La Guardia Civil de Tráfico, además de los controles, estrechó en los últimos meses el cerco entre los conductores reincidentes, sobre todos los que están condenados para impedir que se pongan al volante ante el riesgo de provocar un accidente. "Hay conductores que   se toman a la ligera las decisiones judiciales", aseguran fuentes de Tráfico.