Ourense

Treinta y un concellos aplican cambios en 2020 en sus festivos locales

Ourense

Ourense

Treinta y un concellos aplican cambios en 2020 en sus festivos locales

Celebración del Entroido. (ÓSCAR PINAL)
photo_cameraCelebración del Entroido. (ÓSCAR PINAL)
El Entroido gana peso en la elección de los consistorios, con 70 ya fijándolos en algún día

Con el 2020 ya a la vuelta de la esquina, son muchos los que miran ya el calendario para hacer planes aprovechando los festivos y puentes que pueda deparar. A las habituales fechas que se fijan a nivel estatal como pueden ser la Semana Santa, el Pilar o el puente de la Constitución se suman los dos festivos a los que tiene derecho cada ayuntamiento y que puede fijar libremente, prevaleciendo en Ourense un festejo como el Entroido para condicionar el calendario de los municipios.

Una de las citas más señaladas para la mayoría de la provincia gana peso entre los criterios para elegir los festivos locales, siendo ya 70 municipios los que fijan al menos un día del Entroido como no laborable, algo que en Entrimo llevan al extremo al seleccionar el viernes 21 de febrero y el martes 25 de febrero.

Así lo recoge el listado de festivos publicado por la Consellería de Economía, Emprego e Industria, del que se concluye que un total de 31 ayuntamientos de la provincia han decidido aplicar cambios en la elección de sus festivos respecto a los de este año, seis de ellos dando un giro de 180 grados a su decisión. Se encuentran en esta situación Boborás, Cartelle, Celanova, Leiro, Monterrei y Padrenda.


Días preferidos


Tanto Cartelle como Leiro han seleccionado en esta ocasión como uno de sus festivos el martes de Entroido, el día más habitual para los consistorios, con un total de 58 que reserva una de sus jornadas en esa fecha. Dentro del carnaval, ocho municipios se decantan por el miércoles de ceniza, dos por el lunes y uno por el viernes.

La mayoría de concellos que no se fijan en el Entroido para determinar sus festivos están en las comarcas de Valdeorras, con A Rúa, O Barco o Petín, y O Ribeiro, con casos como Arnoia o Beade, aunque sí lo hace Ribadavia, que ha decidido un nuevo año mantener este día pese a no existir una tradición como en otros rincones del territorio ourensano.

También el patrón de Ourense, San Martiño, sirve como referencia habitual para fijar los festivos. Hasta 19 municipios eligen el 11 de noviembre como una de las jornadas a las que tienen derecho, cifra algo más reducida que en años anteriores pero que sigue teniendo una importante presencia.


Madrugadores


Los ayuntamientos en los que disfrutarán más pronto de algún festivo son Castrelo do Val, Verín y Petín, que han fijado el 17 de enero (San Antón) como una de sus preferencias. Por el contrario, Trives los retrasa hasta el último tramo del año, al fijar el primero el 24 de agosto y el segundo el 14 de septiembre. El festivo más tardío será en O Bolo, que ha seleccionado el 14 de diciembre.