La Región

TERMALISMO

El laboratorio zanja la polémica termal: no hay ningún peligro

Un informe del organismo oficial certifica la seguridad de las aguas mineromedicinales de la ciudad
Usuarios de las termas de As Burgas. (Foto: Óscar Pinal)
Usuarios de las termas de As Burgas. (Foto: Óscar Pinal)
El laboratorio zanja la polémica termal: no hay ningún peligro

El laboratorio de Microbiología de la Universidad de Vigo zanjó la polémica y emitió un informe el pasado jueves, que ayer recibió el Concello de Ourense, en el que deja una clara conclusión sobre el estado de las aguas termales de la ribera de Miño: "Siguiendo estrictamente las normas establecidas, no supone un peligro para la salud de los usuarios". 

Tras el alarmismo generado tras la presentación de una analítica por parte de PSOE, en la que estos se escudaron para hablar de una posible "toxicidad" de las piscinas termales, el ente oficial que recoge y analiza las muestras dio carpetazo al asunto. 


Análisis de urgencia


La Concellería de Turismo e Termalismo había solicitado un informe de urgencia, aparte del que se realiza mensualmente, para acabar con malentendidos. En el documento, que firma Luis Alfonso Rodríguez López, director del laboratorio –acreditado para analizar los parámetros de las aguas mineromedicinales–, se concreta que la recogida de muestras y análisis se realizó el pasado día 12. 

En un análisis con tres tipos de calidad (suficiente, buena y excelente), queda acreditado que todas las piscinas termales pasan el examen. Las piscinas de As Burgas, Muíño da Veiga y Burgas de Canedo presentan una calidad "buena" ,mientras que A Chavasqueira y Outariz se quedan en "suficiente". 

El documento analiza la cantidad de enterococos intestinales y Escherichia coli presentes en las aguas termales, de cuyos altos niveles habían alertado los socialistas, en base a un informe del Colegio de Farmacéuticas, entidad que dejó claro que se trataba de un análisis de potabilidad y no de calidad de baño.



El PP afea al PSOE que todavía no haya pedido perdón

"Los espacios termales cumplen con los requisitos establecidos por la legislación vigente relativa a las aguas de baño". Esa conclusión fue destacada ayer por la concejala de Termalismo, Flora Moure, que consiguió así zanjar la polémica, después de haber exigido el día anterior al PSOE que pidiese "perdón" a la ciudad por su "bulo nocivo".

Para el PP de la ciudad, este informe es "incontestable", por lo que reiteraron su petición de disculpas a los socialistas: "Seguimos esperando que el PSOE pida perdón a la ciudad por el daño que ha tratado de hacer a nuestro termalismo por su irresponsabilidad manifiesta".