RUIDO EN OURENSE

Vecinos de San Francisco ya no aguantan la "movida"

Entregaron 120 firmas en el Concello tras las noches del Entroido: "Estamos en pie de guerra"

Vecinos afectados por el ruido posan en la calle Cabeza de Manzaneda, uno de los focos de ruidos nocturnos (MARTIÑO PINAL)
Vecinos afectados por el ruido posan en la calle Cabeza de Manzaneda, uno de los focos de ruidos nocturnos (MARTIÑO PINAL)
Vecinos de San Francisco ya no aguantan la "movida"

Vecinos de Pena Corneira y Cabeza de Manzaneda dan un paso adelante en defensa de su descanso nocturno. Durante la mañana de este viernes, el colectivo entregó en el registro del Concello una solicitud firmada por 120 inquilinos para exigir responsabilidades sobre la instalación de un dj en Pena Corneira las noches del pasado 3 y 5 de marzo. Los vecinos exigen acceso al expediente de la solicitud presentada para la ocupación de la vía pública, así como a los documentos presentados por los promotores, junto con la declaración responsable de la actividad ejercida.

"Estamos hartos del abandono de la administración local", apuntan los afectados, que critican que el dj pinchó música hasta pasadas las seis de la mañana ambas noches. Señalan también que se instaló una barra de "grandes dimensiones" en la que se sirvieron consumiciones, con la consiguiente ocupación de la calle para "hacer negocio". "No entendemos cómo una zona declarada saturada de ruidos tiene que ser permanentemente agredida", recuerdan. Para los inquilinos, esta fue "otra muestra" de la despreocupación del Concello respecto al bienestar de los vecinos. El colectivo reparte estos días por el Casco Vello un manifiesto contra el ruido nocturno.


Un barrio "en pie de guerra"


La instalación de música en la calle durante las noches de Entroido supuso la gota que colmó el vaso de la paciencia de los vecinos de la zona.

"Esto nos ha puesto en pie de guerra, despertando el espíritu rebelde de finales de los años 90, con el que se consiguió la actual ordenanza de ruidos o la declaración de zona saturada", señalan. Las movilizaciones masivas de entonces supusieron un antes y un después para la calidad de vida de los inquilinos de la zona.

Casi veinte años más tarde, no obstante, la situación vuelve a parecerse a la de entonces: "No estamos dispuestos a aguantar esto y además tenemos de nuestro lado la ley". Los afectados apoyan sus reivindicaciones en el derecho a la salud (artículo 43 de la Constitución) y a la calidad de vida (artículo 45).


Noches sin dormir, peleas en la calle o vandalismo


La "movida nocturna" en el Casco Vello y zonas aledañas es un conflicto ya enquistado entre vecinos y locales de Pena Corneira, Cabeza de Manzaneda y Corregidor. Los afectados aseguran que de jueves a domingo descansar es "imposible" y recurren a constantes llamadas a la Policía Local como solución.