Ourense

Vecinos de Verín, “vigilantes" ante la reapertura del paritorio

Ourense

Continúa el encierro

Vecinos de Verín, “vigilantes" ante la reapertura del paritorio

Parte de los vecinos encerrados en el Hospital de Verín desde el pasado 2 de diciembre.  // Martiño Pinal
photo_cameraParte de los vecinos encerrados en el Hospital de Verín desde el pasado 2 de diciembre. // Martiño Pinal
Continúa la presión social dentro y fuera del hospital: "Si hay que salir otra vez a la calle, saldremos"

"Estaremos vigilantes", dicen los protagonistas del encierro en el hospital de Verín iniciado el 2 de diciembre para protestar por la supresión del paritorio de Verín y denunciar el "abandono" de servicios en el rural. La noticia del Sergas–este sábado anunció la contratación de dos pediatras y la reapertura del paritorio en febrero–sienta bien en el hospital comarcal, pero sin excesivas celebraciones. La desconfianza y la convicción de que la decisión es "meramente de cara a las elecciones" reina en el ambiente. "O encerro continúa permanentemente", aseguran desde el grupo (son una veintena), que ya ha perdido la cuenta de los días. "48, 49...", debaten. En la calle, la alegría es evidente.
"Estaba claro que a forza da xente iba facer moito. Que pasa? Agora os políticos déronse conta que despois de 30 anos parindo aquí con normalidade, resulta que xa non é seguro o servizo? Eso non hai quen o entenda", se pregunta un vecino, que compra antes de mediodía el último ejemplar de La Región en el quiosco situado frente al hospital comarcal.


"Levo meses esperando para operarme. Vou ter que censarme en Madrid para logralo. Estannos quitando máis servizos, o caso é que gañamos visibilidade agora", dice otro vecino.
"O que espero é que agora non o volvan a cerrar dentro dunhos meses. Que cumplan!", exige una vecina.

“Tocaron o máis sensible"
Madres, profesionales sanitarios y vecinos en general continúan encerrados en la planta baja del hospital. "E seguiremos. Foi un proceso moi duro, de moito desgaste. Aquí todos temos ocupacións. Traballo, nenos... Sentimos impotencia. Ata que non abra o paritorio ou vexamos aos pediatras en bata por aquí, seguiremos movilizándonos. Estamos vixiantes", explican.


Lorena Colmenero, madre de dos niños, cuenta su motivación para unirse al encierro: "Son nai e non nos afecta só o peche do paritorio. Que pasa se o neno se pon mal? A onde teño que ir? A Ourense? Este servizo estivo aquí durante 25 anos funcionando ben".


"O que defendemos é o rural. Isto que fixeron supón un abandono. Hai lugares que tardan máis dunha hora e sen ningún medio en chegar, como A Mezquita", cita una de las portavoces.
"Foi a gota que colmou o vaso, tocaron o máis sensible, os nacementos. Pero a gran manifestación era xa a terceira contra o recorte de servizos", explica una vecina.


Mariluz, una vecina de las más mayores, reivindica el médico en su villa. "Están machacándonos aos nenos e a xente maior. Ao dermatólogo tiven que ir ata Ourense. Son oitenta euros de taxi, só ida. Despois teño que comer en Ourense e volver pagar o taxi. Non queremos iso. Quero os  servizos aquí". 


"A reapertura prodúcese porque este é ano electoral. Pero que non se crea Feijóo que o vai volver pechar. Non nos está regalando nada, non nos tiña que quitar o paritorio", avisan. En el bar, los vecinos celebran la noticia y apoyan su hospital: "Si hace falta volveremos a salir a la calle".


Mientras, continúan las reacciones a la reapertura. El secretario xeral del PSdeG, Gonzalo Caballero, señala que es "a primeira vitoria da maioría social progresista de Galicia en 2020". Caballero pide "celeridade" en la reapertura y considera que Feijóo ha "rectificado" a causa de la "mobilización".

manifestación en santiago
La Asociación Galega para a Defensa da Sanidade Pública reivindica el papel de las movilizaciones e insta a mantener la "presión social, sindical, profesional y política" en una protesta convocada el 9 de febrero en Santiago. 

Más en Ourense