Ourense

La venta de viviendas va lenta y aún quedan casi 6.000 esperando dueño

Ourense

REPORTAJE

La venta de viviendas va lenta y aún quedan casi 6.000 esperando dueño

En el inmueble de la fotografía se vende una vivienda cuyo precio está en 1.299.000 euros, posiblemente el piso más caro de cuantos se están comercializando en la actualidad (XESÚS FARIÑAS).
photo_cameraEn el inmueble de la fotografía se vende una vivienda cuyo precio está en 1.299.000 euros, posiblemente el piso más caro de cuantos se están comercializando en la actualidad (XESÚS FARIÑAS).
La mayoría de las que se comercializan en la ciudad están en el centro, pero con poco mercado para pisos exclusivos 

En torno a 6.000 propietarios desean vender en la provincia su vivienda. Cuando menos esa es la cifra de transacciones que se publicitan en las empresas especializadas en la comercialización de estos productos y excluye las escasas promociones de obra nueva que existen. En el perímetro urbano hay algo más de 4.000 –de las que la ciudad cuenta con 2.800–. 

Es un número importante que permite adivinar hasta qué punto el sector inmobiliario vive todavía momentos convulsos. Males como la despoblación y el descenso demográfico están detrás del alto número de excedentes. A estas cifras habría que sumar el stock de viviendas nuevas sin vender en la provincia, que sumaban a 31 de diciembre del 2018 —últimos datos disponibles—, 2.825 propiedades, el 1,14% de todo el parque de viviendas, según el Ministerio de Fomento.

Aún queda mucho recorrido para recuperar ventas. En los dos últimos años en la provincia se vendían una media de 400 viviendas al trimestre pero antes de la crisis, por encima de las 800, el doble por lo tanto.


El centro, esa referencia


En estos momentos hay más de medio millar de viviendas con el cartel de se vende en el centro de la ciudad. Es ahí donde están las propiedades "más aparentes", pero también las menos accesibles. 

En la calle del Paseo es donde se ubica, posiblemente, el piso más caro a la venta en la ciudad, con un precio de 1.299.000 euros. Se trata de una vivienda de 300 metros cuadrados, cuatro habitaciones, un salón de 65 metros cuadrados, dormitorios en suite con baño incorporado, plazas de garaje y otras características que le confieren carácter exclusivo.

Los propietarios residen en México y tienen a la venta la propiedad desde el pasado verano y, de momento, "se ha interesado bastante gente, pero solo curiosos", reconoce una portavoz de los dueños. Asume que los inversores compraron en plena burbuja inmobiliaria y ahora la vivienda se vende "a un precio inferior a lo que costó".

El sector vive momentos complejos  y Ourense tiene poca masa crítica para adquirir ese tipo de pisos. "Todo lo que supere los 270.000 o 300.000 euros es muy difícil de vender", reconoce Lara Santalices, de la agencia inmobiliaria 4ºH. Y más si necesita hipoteca, "porque hoy los bancos no financian para esas cantidades".

Hay más de una treintena de viviendas en venta por encima de 500.000 euros en el corazón de la ciudad, pero algunas llevan años en espera de comprador y la transacción no parece fácil. "La gente quiere viviendas en el centro, porque puede ir caminando a todos los sitios y tiene todos los servicios cerca", dice María Álvarez, de la agencia Centro Inmobiliaria. Se trata de una zona con tirón, pero también con limitaciones.

Reconoce Lara Santalices que "el centro es antiguo, suele necesitar obras de reforma y no todos los edificios tienen garaje, incluso hay portales con barreras arquitectónicas". Esas condicionantes, sumadas al precio, retraen la venta.

Se suceden los edificios del centro con pisos a la venta. Progreso, Paseo, Juan XXIII o entorno del parque de San Lázaro acumulan muchas de esas propiedades. Hasta edificios históricos como La Torre enajenan propiedades.

Después del centro, con más de 500 pisos, a considerable distancia, se encuentra el barrio de O Couto, con más de 350 viviendas que buscan comprador, o el barrio de O Vinteún, con otras tantas. Barbadás  Mariñamansa superan también las 200 propiedades a comercializar. La zona que sigue teniendo un mercado fiel es As Lagoas, con algo más de 100 pisos por vender. "Es una zona que tiene mucho tirón", coinciden en las agencias inmobiliarias. 


Las cifras


6.000 - Es el número de viviendas a la venta en la provincia, según las empresas comercializadoras. El Ministerio de Fomento detecta, además, casi 3.000 propiedades como excedentes de obra nueva.

2.800 - Es la cifra de pisos que están a la venta en el casco urbano. La zona con más propiedades pendientes de nuevo dueño es la zona centro, con más de medio millar de pisos

400 - Es el número medio de ventas de viviendas en la provincia en un trimestre, según los datos del Ministerio de Fomento. En las vísperas de la crisis, en los ejercicios de 2007 y 2008, se comercializaban por encima de 800 pisos al trimestre.